garabandal%20pinos

La Vidente Conchita González anunciará el día del Milagro 8 días antes de su fecha. Después del Milagro quedará en los pinos una Señal Milagrosa, que no podrá palparse pero sí podrá ser filmada, fotografiada y  televisada hasta el fin de los tiempos. Los enfermos que asistan sanarán y los incrédulos creerán.

EL GRAN MILAGRO

Medio siglo después, Garabandal sigue manteniendo su vigencia en espera del cumplimiento del Aviso y el Milagro anunciados por la Santísima Virgen María.

El 10 de enero del 1965, Conchita había recibido también el anuncio de un aviso que Dios daría a la humanidad: habría un gran milagro, un hecho impactante, visible a todos los hombres y en todos los continentes de la tierra, después del cual habría llegado un castigo terrible que golpearía la humanidad, si ella, a pesar de estas misericordiosas señales, no se hubiese arrepentido.

Después del AVISO muchos profundizaran sobre la existencia de Dios y del amor infinito que nos tiene debido a un contacto personal con Su Naturaleza, aunque respetando las creencias de cada uno, trayendo una profunda conciencia del bien y del mal, en otras palabras se nos quitara parte del velo que tenemos en nuestras almas y luego cada persona decidirá el camino a seguir.

El MILAGRO, el cual se dará en Garabandal (y será anunciado por Conchita González 8 días antes) viene poco tiempo después del AVISO para confirmar al mundo que el AVISO vino de Dios y no quede duda de su naturaleza. A partir de ese momento muchos darán importancia a los mensajes dados por la Santísima Virgen pero, como dijo el Santo Padre Pío de Pietrelcina refiriéndose al AVISO y el MILAGRO de Garabandal , “para cuando crean será ya demasiado tarde”…

La Virgen dijo que el Papa verá el Milagro desde donde esté. También dijo la Virgen que un Papa visitaría Tierra Santa, que un Papa visitaría Fátima y que un Papa visitaría Garabandal.

En aquellas fechas los Papas en pocas ocasiones salían de Roma y actualmente ya se han cumplido Tierra Santa y Fátima y siempre se ha cumplido lo anunciado por la Virgen, es claro que a su hora un Papa visitará Garabandal.

Fue en las apariciones de Garabandal donde la Santísima Virgen habló de este gran acontecimiento que vendrá al mundo inmediatamente después del Aviso que acabamos de explicar. Haciendo un resumen de todo lo que se ha revelado a la principal vidente Conchita González, podemos mencionar los aspectos esenciales que están vinculados a este gran Milagro que ocurrirá en las montañas de Garabandal, donde se localizan nueve pinos, lugar donde ocurrieron muchísimas de las apariciones que se verificaron entre los años de 1961 a 1965.

Las características de este futuro Milagro son las siguientes:

-La vidente Conchita González anunciará al mundo la venida del gran Milagro ocho días antes de su fecha;

-Transcurrirá menos de doce meses entre el Aviso y el Milagro;

-Tendrá una duración entre 10 minutos y un cuarto de hora;

-Tendrá lugar en jueves, a las 20:30 horas, según el horario español;

-Ocurrirá entre los días del 6 y el 16 de los meses de marzo, abril o mayo;

Ese día no será fiesta de la Virgen;

-Coincidirá el día del Milagro con la fiesta de un santo mártir relacionado con la Eucaristía

-Coincidirá también con un acontecimiento muy importante, raro, singular, tanto para la Iglesia como para toda la cristiandad, un acontecimiento feliz y venturoso;

-Será el Milagro mayor que Jesucristo haya hecho para el mundo después de su resurrección;

-Será el Milagro visible en la aldea de Garabandal y en las montañas de los alrededores. Podrá ser fotografiado, filmado, y así pues, probablemente televisado;

-Después del Milagro quedará en los pinos una señal milagrosa, que no podrá palparse pero sí podrá ser filmada, fotografiada y televisada;

-Los enfermos que asistan sanarán y los incrédulos creerán;

-No será necesario que las niñas videntes de Garabandal estén presentes en el momento de la realización de este Milagro;

-El Papa verá el Milagro “desde donde quiera que se encuentre;”

-Al día siguiente del Milagro, el cuerpo del difunto sacerdote Luis María Andreu será desenterrado y encontrado incorrupto;

http://www.revelacionesmarianas.com/garabandal.html

padreluisandreu

Imágen del P. Luis en Garabandal mientras era testigo del Milagro con las niñas en éxtasis viendo a la Virgen

Padre Luis María Andréu antes de fallecer luego de ver el Milagro en Garabandal:

 “Estoy pleno de dicha. ¡Qué regalo me ha hecho la Virgen! Que suerte tener una madre así en el cielo. No hay que tener miedo a la vida sobrenatural. Las niñas nos han dado ejemplo de cómo hay que tratar a la Virgen. A mí no cabe duda que lo de las niñas es verdad. ¿Por qué nos habrá elegido a la Virgen a nosotros? Hoy es el día más feliz de mi vida.”

Padre Luis María Andréu : http://www.virgendegarabandal.com/familiaandreu.htm

Ahora bien, Conchita González explica en su diario, que el día que el Padre Luis repitió en cuatro ocasiones la palabra ¡Milagro, Milagro!, ella y las otras niñas videntes además de ver durante el éxtasis a la Santísima Virgen, también veían al Padre Luis, y la Virgen les dijo que el Padre Luis en ese momento la veía a Ella y también veía el futuro gran Milagro anunciado.

Posteriormente, el día 18 de julio de 1964, Conchita afirmaba en su diario lo siguiente:

“El día del Milagro, el cuerpo del Padre Luis Andreu será sacado incorrupto de su sepulcro…”

Y el día 2 de agosto, Conchita escribe al Padre Ramón lo siguiente: “…el 18 de julio de 1964 tuve una locución en la que se me dijo que al día siguiente del Milagro sacarán a vuestro hermano de la tumba, y encontrarán a su cuerpo incorrupto…”

LAS FECHAS DEL AVISO Y EL MILAGRO

Todo el mundo se pregunta cuando viene el Aviso y el Milagro. Lo cierto es que solo Conchita conoce la fecha del Milagro, ya que la Virgen le dijo que será un jueves y le dijo también el día, el mes y el año para que lo anunciase al mundo ocho días antes. Sobre esto ha habido confusión ya que se ha dicho que mas gente sabe por ella la fecha del Milagro, pero no es así, lo mas que ella ha dado conocer privadamente son circunstancias del día del Milagro, como el acontecimiento muy importante para la Iglesia que coincidirá con la fecha del Milagro y que el Papa verá el Milagro desde donde esté.

Todo lo que se dice sobre fechas que se vienen dando son solo especulaciones. La Virgen dijo que habrá permiso oficial para que los Sacerdotes, Religiosos y Religiosas suban a Garabandal, un tiempo antes del gran día del Milagro. La Virgen María dijo que, antes del Milagro, el Obispo que esté en Santander, recibirá una prueba personal para que dé permiso Oficial a los Sacerdotes de subir y en esas fechas se retirarán todas las notas negativas.

Urge mucho que se haga la Oración y Penitencia que tanto nos pide la Santísima Virgen María en sus Mensajes. El santo sacerdote estigmatizado Padre Pío de Pietrelcina conocía personalmente las Apariciones de Garabandal de sus conversaciones personales con la Virgen María y escribió en vida a Conchita diciéndole entre otras cosas “no creerán en vuestras Apariciones y cuando crean será demasiado tarde”.

Ya en 1965 el Arcángel San Miguel dijo “la Copa está ya rebosando”, por los pecados del mundo, señal apocalíptica que hizo decir a la Virgen que “no esperamos el Castigo, pero sin esperarlo vendrá si no se deja de ofender a Dios”. La Santísima Virgen le dijo a Conchita que poco antes del Milagro muy poca gente creerá en Garabandal.

Dice Monseñor Venancio “Es Garabandal extraordinario en sus perfiles proféticos, porque es la primera vez que un Milagro coincidirá con un gran evento en la Iglesia, lo cual tendrá como consecuencia que el carácter profético de Garabandal sea inmenso”.

ALGUNAS ENTREVISTAS DE LAS NIÑAS DE GARABANDAL:


Jacinta

 Febrero, 1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente en GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

(La Santísima Virgen nunca le habló a Jacinta del Milagro. Dice que cada vez que le preguntaba a Nuestra Señora al respecto, sencillamente respondía: “Todos creerán”.)

Marí Loli

Febrero,1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente en GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

  1. ¿Se te habló del Milagro en una aparición, y en ese caso, quién te lo dijo?
  2. La Santísima Virgen me lo dijo
  3. ¿Qué sabes del Milagro?
  4. Todo cuanto sé es que ocurrirá dentro de un año a partir del Aviso.
  5. ¿Iréis tú y tu familia a Garabandal para ver el Milagro?
  6. Si Dios lo quiere.

 

Conchita

1973 [GARABANDAL, enero-marzo de 1983.]

  1. ¿Qué ocurrirá ese día (el del Milagro)?
  2. Le diré todo cuanto puedo, tal como me lo dijo la Virgen. Me dijo que Dios iba a hacer un gran Milagro y que no habría ninguna duda de que fuera un Milagro. Vendrá directamente de Dios, sin intervención humana. El día llegará- y la Virgen me dijo el día, mes y año, así que sé la fecha exacta.
  3. ¿Cuándo será ese día?

[El 18 de Junio de 1965, Conchita recibió el segundo Mensaje de San Miguel mientras la multitud se arremolinaba en torno suyo. Conchita, que es la mayor de las videntes, también tiene la mayor responsabilidad;anunciar la fecha del Milagro con ocho días de antelación.]

  1. Llegará pronto, pero no puedo revelarlo hasta ocho días antes de la fecha.
  2. ¿Qué sucederá exactamente ese día?
  3. No me está permitido decir exactamente lo que va a suceder. Lo que sí puedo revelar es que la Virgen dijo que todos los que estuvieran presentes allí (en Garabandal) ese día, lo verían. Los enfermos que estén allí quedarán curados, cualesquiera sea el mal que padezcan o la religión que profesen. Pero tendrán que estar allí.
  4. ¿Dijiste que el día del Milagro los que estén presentes se convertirán?
  5. La Virgen dijo que todos los que estuvieren presentes creerán. Verán que viene directamente de Dios. Todos los pecadores que estén presentes se convertirán. También dijo que se podrán sacar fotografías del Milagro y televisarlo. Además, desde ese momento quedará grabada una señal permanente en los pinos, que todos podrán ver y tocar pero no sentir. No puedo explicarlo.
  6. El día del Milagro, ¿habrá alguna señal extraordinaria no hecha por el hombre?
  7. Sí, y esa señal perdurará hasta la consumación de los siglos.
  8. ¿Dijiste que esta señal podrá televisarse y fotografiarse, pero que no podrá sentirse al tacto?
  9. Será como el humo, que se puede tocar sin palparlo.
  10. Respecto a los enfermos…la Virgen habló de alguien en particular, de un ciego llamado Joe Lomangino. ¿ Qué dijo de él?
  11. Dijo que recobraría la vista el día del Gran Milagro. También habló de un niño paralítico cuyos padres son de mi pueblo (Garabandal). Este niño también sanará. Esas son las únicas dos personas de quienes hablo.
  12. ¿Puedes decimos algo del padre Luis Andreu?

[Joey Lomangino, fundador de la organización The Workers of Our Lady of Mount Camel (con sede en los Estados Unidos y que se dedica a difundir el Mensaje de Nuestra Señora), y director de la revista GARABANDAL. Nuestra Señora le hizo una promesa: que tendrá unos nuevos ojos el día del Milagro.]

  1. Sí, Este sacerdote venía a la aldea con frecuencia a ver si las apariciones eran ciertas o no. Al cabo de cierto tiempo, creyó en ellas. En cierta ocasión, mientras nosotras estábamos en éxtasis en el pinar, empezó a gritar: “¡Milagro!”, ¡Milagro!, ¡Milagro!” Cuando esto sucedía, dijo la Virgen: “En estos momentos el sacerdote me está viendo a mí y al Milagro que ocurrirá”
  2. El padre Luis, ¿estaba realmente viendo el Milagro?
  3. Sí. Ese mismo día, de regreso a casa, les dijo a sus amigos: “Este es el día más feliz de mi vida. ¡Qué Gran Madre tenemos en el Cielo! Las apariciones son verdaderas”. Y al pronunciar estas palabras, murió.
  4. ¿No dijo la Virgen que el día del Milagro ocurrirá algo con respecto al padre Andreu?
  5. Sí. Dijo que el día del Milagro se descubrirá que su cuerpo está incorrupto.

7 de Febrero, 1974 [NEEDLES, primavera de 1974.]

  1. ¿Llevarás al niño * al Milagro? [* En el momento de esta entrevista, Conchita esperaba su primer hijo. Dio a luz a la pequeña Conchira (Conchiitna) en Abril.]
  2. Ni siquiera sé si yo iré. [Al pedirle que fuera más explícita, Conchita dijo:] Claro que quiero ir, pero no sé si las circunstancias lo permitirán. No es necesario (para que ocurra el Milagro) que yo esté allí.
  3. Has dicho que el Milagro de Garabandal coincidirá con un gran acontecimiento en el seno de la Iglesia. ¿Te dijo Nuestra Señora en qué consistirá, y puedes añadir algo a lo que ya has dicho sobre este tema?
  4. Sí, yo sé en qué consiste el acontecimiento. Es un hecho singular en la Iglesia que ocurre en contadas ocasiones y que nunca ha sucedido en mi vida. No es nada nuevo ni extraordinario, sencillamente es algo raro, como la definición de un dogma, algo que afectará a toda la Iglesia. Ocurrirá el mismo día que el Milagro, pero no como consecuencia de éste sino por pura coincidencia.
  5. ¿Cómo anunciarás el Milagro?
  6. No lo sé exactamente. Más concretamente, a medianoche (ocho días antes del Milagro), llamaré a Joey (Lomangino), a la radio, la televisión, y a todos los que crea que puedan ayudarme a propagar la noticia rápidamente. No estoy preocupada. Sé que si la Santísima Virgen quiere que uno esté allí, allí estará.
  7. Joey ha dicho que irá a Garabandal inmediatamente después del Aviso. ¿Sabes cuánto tiempo transcurrirá entre el Aviso y el Milagro?
  8. Es buena idea que Joey vaya a Garabandal, pero no sé cuánto tiempo transcurrirá entre el Aviso y el Milagro.
  9. Piensas con frecuencia en el día del Milagro, y esperas, con impaciencia, que lleguen el Aviso y el Milagro?
  10. A veces me parece que están muy lejos y otras que son inminentes. Me parecen muy cercanos cuando pienso que la gente no responde al Mensaje, porque después del Milagro es posible que haya un castigo. Lo espero con impaciencia, si. La Santísima Virgen nunca miente. Para que las palabras de la Virgen se cumplan, deben producirse el Aviso y el Milagro. Todo constituye un único mensaje.
  11. En las dos ocasiones en que Nuestra Señora te habló de Joey, ¿te dijo algo más, aparte de la profecía sobre sus ojos?
  12. Acerca de Joey, todo cuanto recuerdo ahora es que la Santísima Virgen me dijo que en el momento del Milagro, Joey tendría nuevos ojos y que a partir de entonces vería permanentemente.

Febrero,1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente en GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

  1. ¿”Viste” el Milagro o se te habló de él?
  2. La Virgen me lo dijo y me hizo entender exactamente en qué consistirá.
  3. ¿Estabas sola o con las otras niñas cuando Nuestra Señora te habló del Milagro?
  4. No recuerdo.* [ Nota de la Redacción: Según las notas del padre Valentín Maríchalar, sacerdote de Garabandal en esta época, Conchita estaba sola cuando recibió este mensaje.]
  5. ¿Como será el Milagro?
  6. Aunque intentara explicarlo, no podría hacerlo bien. Es mejor esperar y verlo.
  7. ¿Querrías volver a repetir la información referente a los meses durante los que podemos esperar que ocurra el Milagro?
  8. De Marzo a Mayo.
  9. Algunos dicen que el modo en que anunciarás el Milagro será en sí un “Milagro”. ¿Podrías explicarlo?
  10. Creo que el modo en que se anunciará será otro milagro, porque se trata de una gran responsabilidad para mí y me va a hacer falta un milagro para decirlo.
  11. Si me encuentro lejos del pueblo, en las montañas, pero puedo ver los pinos, ¿veré claramente el Milagro? Si estoy enfermo, ¿me curaré a esa distancia?
  12. Podrá presenciar el Milagro claramente, y si Dios lo quiere, se curará.
  13. Se ha dicho que en otros lugares de los EE. UU. y Europa, se podrán visitar otros santuarios marianos y ser curados ese día. ¿Qué sabes al respecto?
  14. La Virgen no nos dijo nada sobre este particular.
  15. Los que crean firmemente que se producirá el Milagro pero no puedan asistir debido a sus circunstancias, por ejemplo, por ser sacerdotes y religiosos de clausura, ¿recibirán alguna gracia especial ese día?
  16. Personalmente, no lo sé. Depende de las personas, de sus deseos, de su fe, de su sacrificio y obediencia.

[Hace muchos años, el abuelo de Conchita plantó los pinos sobre una loma que dominaba la villa de Garabandal, sin soñar con que un día jugarían un papel importante. Nuestra Señora dijo a Conchita (la principal vidente) que después del Milagro, quedaría una señal permanente y sobrenatural en el Pinar que podría ser vista, fotografiada y televisada pero no tocada.]

http://www.revelacionesmarianas.com/aviso.html

PADRE PÍO Y EL MILAGRO

La forma como el Padre Pío se involucró en los eventos de Garabandal fue en parte la causa de que le hubiese sido concedido un privilegio que tan sólo a otra persona [*En la noche del 8 de agosto de 1961, Fr. Luis Andreu S.J. tuvo una visión del Milagro mientras observaba a las videntes en éxtasis en los pinos sobre una colina cerca del pueblo de Garabandal. El Padre Andreu murió a la mañana siguiente durante su regreso a casa.] le había sido. Vio el gran Milagro antes de morir.

Una de las profecías de Nuestra Señora en Garabandal en relación con el Milagro fue que el Santo Padre lo verá desde cualquier sitio donde esté, y que el Padre Pío lo vería también. Al morir el Padre Pío en 1968, Conchita quedó perpleja, preguntándose por qué la profecía aparentemente no se había cumplido. Un mes más tarde fue tranquilizada, recibiendo además un regalo precioso.

En octubre 16 de 1968, Conchita recibió un telegrama de Lourdes, proveniente de una mujer de Roma a quien Conchita conocía. El telegrama pedía a Conchita ir a Lourdes a recibir una carta del Padre Pío dirigida a ella. El Padre Alfred Combe y Bernard L’Huillier de Francia estaban en ese momento en el pueblo y accedieron a llevar a Conchita y a su madre a Lourdes. Partieron esa misma noche. Con el afán, Conchita olvidó su pasaporte. Al llegar a la frontera fueron detenidos durante seis horas, y sólo gracias a un pasaporte especial, firmado por el Governador Militar de Irun, pudieron pasar la frontera hacia Francia.

En Lourdes se entrevistaron con los emisarios del Padre Pío de Italia, entre los cuales estaba el Padre Bernardino Cennamo, O.F.M. El Padre Cennamo no era realmente de San Giovanni Rotondo, sino que pertenecía a otro monasterio. Era, sin embargo, bien conocido por el Padre Pío y por el Padre Pellegrino; éste último fue quien cuidó al Padre Pío durante sus últimos años y quien transcribió la nota para Conchita dictada por el Padre Pío.

El Padre Cennamo dijo a Conchita que no había creído en las apariciones de Garabandal hasta que el Padre Pío le pidió darle el velo que cubriría su cara después de su muerte. El velo y la carta fueron entregados a Conchita, quien preguntó al Padre Cennamo: «¿Por qué la Virgen me dijo que el Padre Pío iba a ver el Milagro y él ha muerto?» El Padre le respondió: «El vio el Milagro antes de morir, me lo dijo él mismo.»

Al regresar a casa Conchita decidió escribir sobre el incidente a un amigo en Madrid. De nuevo nos referimos a lo dicho por Conchita en la entrevista de NEEDLES de 1975:

Tenia el velo ante mis ojos mientras escribía cuando, de repente, toda la habitación se llenó con una fragancia. Había oído sobre las fragancias del Padre Pío, pero nunca les había dado mayor importancia. El cuarto entero olía con un perfume tan fuerte que comencé a llorar. Era la primera vez que experimentaba esto. Ocurrió después de su muerte.

Para leer historia de Garabandal:

http://www.revelacionesmarianas.com/garabandal.html

Para saber en qué consistirá el Aviso de Dios a la Humanidad:

http://www.revelacionesmarianas.com/aviso.html

Acontecimiento Venturoso para la Iglesia


El futuro Milagro de Garabandal coincidirá con un acontecimiento venturoso para la Iglesia. En efecto, la vidente Conchita ha dicho que el gran Milagro coincidirá con un acontecimiento importante para la Iglesia. Antes de profundizar sobre este hecho y de hacer suposiciones al respecto, conviene dejar claro lo siguiente: las apariciones se desarrollaron de 1961 a 1965, y fueron simultáneas a la convocatoria y desarrollo del Concilio Vaticano II. La virgen anunció a las niñas la muerte de Juan XXIII y les predijo también que su sucesor continuaría el Concilio y lo llevaría a su término.

Como el Vaticano II es, sin lugar a dudas, un hecho capital en la historia de la Iglesia del siglo XX, su coincidencia con las apariciones de Garabandal no puede ser casual. A este respecto, conviene dejar claro que el Aviso, tal y como ya hemos visto suficientemente, se producirá más bien después de un suceso difícil para la Iglesia, “algo como un cisma”. Por tanto, así como ya vimos que el Aviso será reflejo de un misterio doloroso para la Iglesia, el gran Milagro lo será con un misterio gozoso en la vida de la Iglesia.

Así pues, el día del Milagro coincidirá con un gran acontecimiento para la Iglesia. ¿Es posible hacerse la idea en qué coincidirá dicho acontecimiento? Aunque sabemos que es arriesgado hacer suposiciones, vamos a citar, sin embargo, algunas reflexiones que puedan arrojar luz al respecto. Conchita, a una pregunta que se le hizo en el año de 1974 sobre el tema, ella contestó lo siguiente:

 “Es un hecho singular en la Iglesia que ocurre en contadas ocasiones y que nunca ha sucedido en mi vida. No es nada nuevo ni extraordinario, sencillamente es algo raro, como la definición de un dogma, algo que afectará a toda la Iglesia. Ocurrirá el mismo día que el Milagro, pero no como consecuencia de éste, sino por pura coincidencia.”

Parece inevitable pensar que pueda realizarse en el seno de la Iglesia un suceso importante y feliz en el futuro inmediato que no esté relacionado con el Concilio Vaticano II. En este contexto surge una hipótesis: la unidad de las Iglesias, es decir, la reconstrucción de la Iglesia primitiva por la reconciliación de los católicos y ortodoxos.

Recordemos que rota la unidad de las iglesias de Oriente y Occidente en el año de 1054, fue restablecida

oficialmente en un par de ocasiones, pero sin resultados permanentes. Las divergencias entre católicos y ortodoxos no parecen insalvables, son más bien sentimentales que doctrinales; si bien se han concretado en dos puntos dogmáticos:

El primado de Pedro, obispo de Roma, sobre los demás obispos, como sucesor de Pedro.

La procesión del Espíritu Santo, punto de la teología dogmática debatido por siglos. Los orientales dicen que el Espíritu Santo procede “del Padre por el Hijo”, mientras que los occidentales utilizamos la fórmula “del Padre y del Hijo”.

Hay otros puntos secundarios. Sin embargo, también es necesario subrayar los puntos de unión entre ambas iglesias: una y otra aceptan la Sagrada Escritura y transmiten la Tradición Apostólica, tienen verdaderos sacramentos, especialmente el sacerdocio y la Eucaristía y honran con ferviente devoción a la Madre de Dios.

“Así, las dos ramas de Oriente y Occidente permanecen unidas en Cristo por la Eucaristía y por el Espíritu Santo. Sustancial y teológicamente la inmensa hueste de los ortodoxos y católicos constituyen una gran familia en María” escribió un obispo francés, Mons. J. Rupp, haciéndose eco del teólogo ortodoxo ruso del siglo pasado Vladimir Soloviev:

“La Iglesia, Una, Santa, Católica y Apostólica subsiste esencialmente tanto en Oriente como en Occidente y subsistirá eternamente, a despecho de la hostilidad y el cisma temporales de las dos mitades del mundo cristiano.”

 La Unidad de las Iglesias


Si pensamos realmente que pueda existir esta reconciliación en un futuro cercano, resulta claro que precisamente desde el final de las apariciones de Garabandal se han dado pasos importantes en este sentido. Primeramente, el beso de paz intercambiado entre el Patriarca Ortodoxo Atenágoras y el Papa Pablo VI en enero de 1964, en el Monte de los Olivos. Después el 7 de diciembre de 1965, en vísperas de la solemne clausura del Concilio, tiene efecto la anulación de las excomuniones mutuas, cuando Pablo VI y Atenágoras en San Jorge, anularon los anatemas sentenciados nueve siglos antes. Dos años más tarde, el Papa visitaba al Patriarca en Constantinopla, y a su vez, este devolvía la visita al Vaticano meses después.

Más adelante siguieron años de estudio y preparación por parte de la Iglesia Ortodoxa que finalizaron con la creación de dos comisiones teológicas para el diálogo con Roma, decisión que fue anunciada oficialmente en el curso de una ceremonia en la Capilla Sixtina el 14 de diciembre de 1975, en que se conmemoraban diez años de la anulación de la excomunión. En esta ocasión, tuvo especial relieve la frase pronunciada en un mensaje por el Patriarca Dimitrius I en que reconocía que, “en el seno de la Iglesia de Dios el obispo de Roma está señalado para presidir en el amor y en el honor.

Una nueva etapa fue abierta con el pontificado de Juan Pablo II que manifestó en repetidas ocasiones su vivo deseo de recuperar la plena comunión con doscientos millones de ortodoxos que suman los patriarcados de Constantinopla, Alejandría, Antioquía, Jerusalén, Moscú, Servia, Rumania, Bulgaria, Georgia y la iglesias autocéfalas (independientes) de Chipre, Grecia, Polonia, América y las iglesias autónomas de Finlandia y Japón. El Papa no ocultó su esperanza de que esta comunión se restablezca totalmente con motivo del tercer milenio cristiano. Vio en ello la condición previa para que el diálogo con los protestantes pudiera llegar a resultados tangibles.

Por último, Benedicto XVI estuvo también en pro para restablecer lo más pronto posible esta ansiada unión. Conviene pues mantener la cabeza fría. El camino a la unidad requiere todavía tiempo y exigirá grandes trabajos teológicos y abundantes oraciones y sacrificios. Hará falta vencer prejuicios más que milenarios, pues al cisma de 1054 habían precedido muchos siglos de incomprensión y de frialdad tanto en Oriente como en Occidente. Sin embargo, no obstante se tiene la impresión de que el clima actual es el más favorable desde hace nueve siglos. La reconciliación de los grandes bloques de la Iglesia primitiva hadejado de ser una utopía, para convertirse, bajo la acción invisible del Espíritu Santo, en una formidable y razonable esperanza.

Anuncios