jesus-de-nazareth-77-tv-11-g

MES DE MARZO-ABRIL DEL AÑO CERO, POCOS DIAS ANTES DE LA CRUCIFIXIÓN DE JESÚS. El Maestro, como siempre, sufría las provocaciones de los Escribas y de los Fariseos con el fin de que El les contradijera.

Importante análisis en una conferencia del Estigmatizado Giorgio Bongiovanni, en 2008 en MOLA DI BARI (Italia) que nos habla de un  episodio del evangelio de Mateo:

Giorgio (Estigmatizado Giorgio Bongiovanni) cita un capítulo del evangelio de Mateo, porque antes de llegar, durante la sangración de los estigmas, Jesús le había pedido que explicase este episodio en concreto, cambiando así todo el guión que habíamos preparado.

SE REFIERE AL MES DE MARZO-ABRIL DEL AÑO CERO, POCOS DÍAS ANTES DE SU CRUCIFIXIÓN. El Maestro, como siempre, sufría las provocaciones de los escribas y de los fariseos con el fin de que El les contradijera. Giorgio invita a todos a leerlo con atención y lo explica ya que muy pocas personas han analizado. La narración nos lleva a hace dos mil años, cuando Cristo estaba predicando y se presentan entre el gentío los escribas y los fariseos que empiezan a provocarle, haciendo enfadar al Maestro que habla contra sus provocadores, los jefes de las religiones de ese periodo y les señala de cara a la multitud como símbolos que no hay que imitar por la incoherencia que tienen respecto de lo que predican, sino que tienen que respetar  solo los mandamientos de Moisés y las sagradas Escrituras. Después de aclarar esto a la multitud, Jesús dice a las cabezas de las religiones:

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos que coláis el mosquito pero tragáis el camello, es decir que os preocupais de las cosas exteriores y no de las cosas importantes. En esta crónica citaré directamente los versículos a los que Giorgio ha aludido: “Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, porque entregáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino; pero habéis omitido lo más importante de la ley, a saber, el juicio, la misericordia y la fe. Era necesario hacer estas cosas sin omitir aquellas” (Mateo 23-23). ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados que, a la verdad, se muestran hermosos por fuera; pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda impureza. Así también vosotros, a la verdad, por fuera os Mostráis justos a los hombres; pero por dentro Estáis llenos de hipocresía e iniquidad ».(Mateo 23-27). “¡Más bien, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Ellos ensanchan sus filacterias y alargan los flecos de sus mantos. Aman los primeros asientos en los banquetes y las primeras sillas en las sinagogas, las salutaciones en las plazas y el ser llamados por los hombres: Rabí, Rabí. Pero vosotros, no seáis llamados Rabí; porque uno solo es vuestro Maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis a nadie vuestro Padre en la tierra, porque vuestro Padre que está en los cielos es uno solo». (Mateo 23, 5-9).

 

Después de decir esto los representantes de las Iglesias no tienen el valor de contestar, se quedan mudos y avergonzados y se esconden de la gente. Entonces el Maestro se retira a meditar al monte de los Olivos y sus dilectos apóstoles van detrás de El preocupados porque Jesús empieza a anunciar profecías: De este templo no quedará piedra sobre piedra…; Jerusalén será abandonada…; no me vereis hasta cuando no digáis Bendito el que viene en nombre del Señor…” A este punto los discípulos se preguntan cuándo sucederán estas cosas y cual será el signo de Su Venida. El Señor, que no escondía nada a los Apóstoles y que sabía que las revelaciones se transmitirían en el Evangelio hasta nuestros días, empieza a enumerar los signos que acaecerían antes de su venida: guerras y rumor de guerras, terremotos en varios lugares, hambre, pestilencias, las naciones de la Tierra se pondrán las unas contra las otras, la tierra empezará a temblar, Jerusalén rodeada de ejércitos, una guerra se desencadenará en todo el mundo, los niños tendrán visiones (Lourdes, Fátima, La Salette…), signos en el cielo y en la tierra, estrellas caerán del cielo (por estrellas Giorgio quiere decir globos de luces pilotados por hermanos que vienen en nombre de Dios para vigilar la situación del hombre y del planeta), aparecerán signos celestes (las lagrimaciones de sangre, los estigmas, los mensajes de la Virgen, las apariciones de Cristo, círculos en el trigo), se darán desequilibrios en el planeta, desórdenes, contaminación ambiental, crisis social, divisiones: el hermano que mata al hermano (hebreos y musulmanes en Palestina son hermanos porque su padre es Abraham pero lamentablemente alimentan el odio y la división por poder y por su religión), el padre que mata al hijo, etc … Jesucristo, en ese huerto de los Olivos explica todos los signos que cotidianamente vemos en todo el mundo.

 

 

 

 

El Investigador Pier Giorgio Caria explica: Jesús dice que todas estas cosas sucederán antes de que se manifieste en el mundo. Giorgio dice a todos que Cristo se convierte en profeta de si mismo y anuncia una nueva era de paz y de justicia después de una gran catástrofe. Este discurso es para los cristianos, pero también para los laicos a quienes Giorgio respeta porque según lo que Cristo le dice todos los días, son las obras las que cuentan y no las ideologías. Nos recuerda que en cada sangración Jesús le pide con insistencia que anuncie que Su Retorno con justicia está cerca y que este mensaje lo tendá que repetir a todos los que encuentre. Recuerda que nadie sabe ni el día ni la hora, pero que deja estos signos a sus hermanos para que se preparen interiormente y desarrollen el amor en imitación de Cristo. Jesús avisa que el signo del hijo del Hombre, la Cruz, será visibile en el cielo para toda la humanidad y que el signo de la cruz formado por las naves de luz, en algunas partes del mundo, son solo una anticipo a lo que veremos próximamente.

Giorgio recuerda que el Maestro ha prometido que retornaría con su cuerpo así como ascendió al cielo, así como apareció a los apóstoles y a la Virgen cuando estaban reunidos en el cenáculo después de Su Resurrección. Dice que somos privilegiados porque al contrario de Tomás, que no tenía ninguna prueba de la venida del Maestro en carne y hueso, nosotros hoy tenemos el privilegio de ver y tocar muchos signos. Intenta prepararnos para la segunda venida de Cristo, cuando veremos Su mirada dentro de la nuestra y nos preguntará por todas nuestras obras buenas a favor de la vida y del prójimo, alineados en contra de los malvados, apoyando a los justos. Al Maestro Cristo no Le interesa la ideología, el credo de nadie, sino solo las obras que cada uno pueda cumplir, porque el nuevo reino será un reino de justicia, de paz y de amor donde no habrá lugar para los corruptos y los criminales.

Giorgio explica el versículo del Evangelio de Mateo 24,34, el tiempo del Retorno del Maestro; explica cuanto dura una generación, según un criterio de tiempo cósmico, es decir de una Era. Según sus estudios, una generación de una Era, dura unos 2100 años. Ahora estamos en la Era de Piscis y el pasaje a la Era de Acuario empezará el 21 de diciembre 2012. Será una pasaje traumático dado que en estos tres años habrá grandes trastornos geográficos, políticos, sociales y también espirituales. Este cambio podía suceder pacíficamente, solo que el hombre con su actitud nefasta ha generado un karma, es decir, una consecuencia de este alcance. El público escucha en silencio y con participación. Se siente en la sala una atmósfera de comunión.

Preguntan por qué la generación se cuenta a partir de Jesús y no de Buda dado que ha nacido antes.

Giorgio contesta que antes de Buda y de Jesús han venido muchos otros maestros espirituales (Shiva, Brahama, Krishna …) y han sido todos maestros divinos que durante su vida humana fueron iniciados y después recibieron la compenetración crística. Por lo tanto la conciencia que se manifestaba era una, los instrumentos distintos.

También Jesús ha sido instrumento de Cristo. Por lo tanto cada época y cada grupo etnológico, cada genética, cada raza ha tenido su maestro depende de la particular cualidad de su espíritu para que la raza pudiera evolucionar positivamente. Por lo tanto el Maestro que se encarna es un “input” de la inteligencia divina para ayudarnos.

 

jesus cristo el avatar supremo

Jesucristo es el Maestro de los maestros porque la elección del sacrificio procede directamente de Dios, del padre y es la única, sublime elección que Cristo hace y la más importante oportunidad que nos da: la de cambiar el karma, que no puede cambiar nadie porque es una ley cósmica: causa y efecto. Entonces Jesús, cuando elige la cruz nos dice: “Ten amor, yo te ofrezco la redención, te ofrezco la transformación de tu karma!”. El puede hacerlo, solo un Dios lo puede hacer. Nosotros podemos cargarnos solo algún pequeño “pecado” de nuestros hermanos, pero el karma del hombre, lo puede tomar sobre si mismo la conciencia crística, de hecho es el último ofrecimiento que se le hace al hombre y el más bonito; los otros maestros han ofrecido el amor, la justicia, pero ante la acusación, la persecución, el juicio (Dios no se deja juzgar por nadie), solo Cristo toma la decisión: juzgadme, condenadme, matadme.

Por este motivo es el Maestro de los Maestros y por eso se le ha dado el mérito de juzgarnos porque ha cargado con nuestra Cruz. Esta respuesta deja al público sin respiración. Palabras de absoluta verdad.

Crónica de Annamaria y Licia

de Ilpuntoinfinito. Bari, 21 de diciembre 2008

http://www.unpuntoenelinfinito.com/cronache-arche-2008/539-conferencia-qlos-signos-de-los-tiemposq-mola-di-bari.html

 

http://www.unpuntoenelinfinito.com/

http://www.revelacionesmarianas.com/

 

 

 

 

Anuncios