la MADRE CÓSMICA 2 OK

La Madre Celete Myriam: “YO REPRESENTO LA INTELIGENCIA DIVINA DE LA MADRE TIERRA, SARAS, VUESTRO PLANETA, EXPRESIÓN DE MI LUZ. LA PARTE FÍSICA Y ASTRAL DE LOS CUERPOS DE LOS HOMBRES ESTÁ LIGADA A MÍ, MIENTRAS QUE EL ESPÍRITU DE LOS HOMBRES PROVIENE DE DIOS, QUE SE MANIFIESTA CON LA LUZ SOLAR.” A través del Estigmatizado Giorgio Bongiovanni el 01 de Noviembre de 1997

Ella ha dicho–YO SOY LA INMACULADA CONCEPCIÓN-” CONCEPCIÓN SIGNIFICA CREACIÓN. POR LO TANTO “YO SOY LA CREACIÓN”.

 

Del Cielo a la Tierra

1 de Noviembre 1.989 – 1 de Noviembre 1.997

“CONSOLACIÓN”

Después de 8 años he vuelto a ver la Luz de mi adorada Madre Celeste Myriam.- Me ha dicho:

“En la Luz de mi corazón inmaculado, en mi seno, en la parte creativa de mi Espíritu de Luz, trabajan mis hijos preservando mi vida física y preparando el retorno de mi Hijo Jesucristo.

Yo represento la Inteligencia Divina de la Madre Tierra, Saras, vuestro planeta, expresión de mi Luz. La parte física y astral de los cuerpos de los hombres está ligada a mí, mientras que el espíritu de los hombres proviene de Dios, que se manifiesta con la Luz Solar.

Sobre la Tierra, en este tiempo, existen parte de mis hijos malditos entregados a la oscuridad, que trabajan para la destrucción y la muerte. Para ellos, muy pronto, se hará la purificación con la muerte segunda y no habrá más partes oscuras sobre mi cuerpo.

El regreso de mi Hijo Jesucristo coincidirá, o seguirá, al gran contacto, cuando todos tomarán conocimiento y conciencia de que nunca estuvieron solos, que el Universo pulula de inteligencia, de vida, de Seres de Luz, todos hijos del Padre glorioso de la Creación.

En el exterior, sobre la epidermis del planeta, se pasará de las frecuencias de la tercera dimensión a los valores iniciales físico-astrales de la cuarta dimensión y en el interior del planeta, de las frecuencias de la cuarta dimensión se pasará a los valores astrales-espirituales de la quinta dimensión.

El tiempo ha llegado. Todo lo que predije en Fátima se cumplirá.

Esten seguros.

Del Cielo a la Tierra

La Madre Celeste Myriam

A través de Su Devoto Siervo Giorgio Bongiovanni

Estigmatizado

Castelfranco Veneto, 1° novembre 1997, ore 8:30

Del Libro: “DE RERUM DIVINARUM SCIENTIA NOVA.” escrito por Giorgio Bongiovanni

Descarga gratuíta del libro:

http://www.unpuntoenelinfinito.com/component/content/article/6114.html#heroico

madre celeste myriam

Un mensaje de la Madre Cósmica al estigmatizado Giorgio Bongiovanni el 12-05-2013:

http://www.unpuntoenelinfinito.com/component/content/article/5039.html

Mensaje del Cielo a la Tierra:

¡SOY LA MADRE DE TODAS LAS MADRES!

SOY LA FUERZA OMNICREANTE, GENERADORA DE DEIDADES SOLARES, DE HOMBRES-DIOSES.

DIOS ES MI HIJO, CRISTO ES HIJO DE MI HIJO, SE NUTRE DE MI SENO Y ES UNA MISMA COSA CON SU PADRE.

LAS CÉLULAS, LAS MACROMOLÉCULAS Y LAS GLÁNDULAS ENDÓCRINAS DE LOS UNIVERSOS (PLANETAS-SISTEMAS SOLARES-ESTRELLAS) SON PERSONIFICADAS POR MI AMOR MATERNO CÓSMICO.

A LOS PATRIARCAS ESTELARES Y, SOBRE TODO, AL PADRE ADONAY, LES HE DADO EL PODER DE COORDINAR EN LA ARMONÍA DE LA JUSTICIA, DE LA PAZ Y DEL AMOR, LA VIDA Y LA EVOLUCIÓN DE TODAS LAS ALMAS QUE MI GRAN ESPÍRITU HA GENERADO Y DE TODAS LAS MANIFESTACIONES VISIBLES E INVISIBLES DEL SER MACROCÓSMICO.

UNA DE ESTAS CÉLULAS DEL UNIVERSO, LA TIERRA, REPRESENTA Y PERSONIFICA MI SANTO AMOR MATERNO Y DIVINO.

HACE YA DOS MIL AÑOS A LOS PIES DE LA CRUZ MARÍA SANTÍSIMA EMANABA EL ALIENTO DE LA CONSOLACIÓN A SU SANTO HIJO CRUCIFICADO PARA LA SALVACIÓN DE SUS HERMANOS.

ELLA, MARÍA SANTÍSIMA, Y YO, SOMOS UNA SOLA COSA Y HOY, EN ESTE TIEMPO, CON SUS NUMEROSAS APARICIONES EN EL MUNDO, ANUNCIA LA SEGUNDA VENIDA DEL CRISTO REDENTOR, HIJO DEL ALTÍSIMO.

SABEDLO Y NO LO OLVIDÉIS JAMÁS, EN ÉL ME HE COMPLACIDO, A ÉL Y AL PADRE ADONAY LES SERÁ DADO EL CETRO DEL NUEVO REINO QUE MI SANTÍSIMO AMOR INSTAURARÁ TAMBIÉN EN EL PLANETA TIERRA.

¡AMADME!

AMADME Y RESPETAD MI SAGRADA NATURALEZA QUE SE MANIFIESTA EN LOS MILES Y MILES DE FRUTOS, EN LAS MILES Y MILES DE FLORES, EN LAS MILES Y MILES DE FORMAS QUE MANIFIESTO EN TODOS LOS SERES VIVOS: HOMBRES, MUJERES, NIÑOS, ANIMALES, PLANTAS, RÍOS, LAGOS, MARES, MONTAÑAS. SI NO ME AMÁIS MIS FUERZAS SUPREMAS DE LA JUSTICIA: EL AGUA, EL AIRE, LA TIERRA Y EL FUEGO, OS GOLPEARÁN SEVERAMENTE EXORTANDOOS AL ARREPENTIMIENTO Y A LA PENITENCIA.

¡POR LO TANTO, AMADME Y SERÉIS AMADOS!

¡AMAOS Y SED FELICES!

HE PREPARADO PARA VOSOTROS EL NUEVO JARDÍN DEL EDÉN. NO TODOS LOS ESPÍRITUS DE LA TIERRA LO HEREDARÁN, SINO SOLO AQUELLOS QUE SE HAYAN ARREPENTIDO ANTE EL MENSAJE DE MI SANTÍSIMO HIJO JESÚS-CRISTO Y DE TODOS LOS MENSAJEROS QUE EL PADRE ADONAY, POR VOLUNTAD MÍA, OS HA ENVIADO EN TODAS LAS ÉPOCAS Y EN TODAS LAS TRIBUS DE LA TIERRA.

SOY YO LA MADRE CÓSMICA, LA MADRE DE TODAS LAS MADRES, GENERADORA DEL AMOR Y DE TODA LA CREACIÓN. SOY YO EL SANTO ESPÍRITU, LA UNIDAD EN LA MULTIPLICIDAD. EL PRIMERO Y EL ÚLTIMO, EL INFINITO Y EL ETERNO PRESENTE. HIJOS MÍOS BENDITOS TENED FE, PERSEVERAD EN EL CAMINO Y PERMANECED CONMIGO A LOS PIES DE LA CRUZ EN LA ESPERA DE SU VENIDA CON GRAN POTENCIA Y GLORIA.

HIJOS MÍOS MALDITOS Y PECADORES, OS RUEGO ¡CON TODO MI SAGRADO CORAZÓN! ¡Y TODO MI SANTO AMOR MATERNO!

¡ARREPENTÍOS!

¡ARREPENTÍOS!

¡PAZ!

12 de Mayo de 2013

a través del Estigmatizado Giorgio Bongiovanni

http://www.unpuntoenelinfinito.com/component/content/article/5039.html

El historiador FLAVIO CIUCANI nos habla del significado profético, cósmico y mesiánico:

 “Yo salí de la boca del Altísimo, y como nube cubrí toda la tierra… Sola recorrí el círculo de los cielos, y me paseé por las profundidades del abismo. Antes de los siglos, desde el principio, me creó, y por los siglos subsistiré”. (Eclesiástico 24, 3-9), palabras dirigidas a un ser sabio que pienso que puede ser la Virgen Myriam, y que llamó con su nombre hebreo: Myriam.

Myriam es un ser seráfico que nunca abandonó la Tierra: siempre ha estado aquí presente y sigue dando señales. Y para demostrarlo, en mi obra de investigación me he valido de algunos descubrimientos de un profesor matemático de la escuela militar española Carlos Vidal Martínez que comprobó la existencia de un tiempo bien preciso de 868 días entre dos apariciones marianas consecutivas.

Partiendo de la fecha de la muerte de Jesús Cristo, hipotéticamente el 2 de abril del 33 d. C. según informaciones evangélicas consideradas atendibles, se cuentan los días que efectivamente trascurrieron.

Teniendo en cuenta los años bisiestos y la reforma gregoriana del calendario se subdivide después la cifra obtenida en ‘Tiempos’ como si fueran años celestes formados por 868 días en vez de 365 y sobre la base de algunos pasajes de la Biblia se considera el día de doce horas: “Y fue la tarde y fue la mañana” (Génesis 1,5). “¿No tiene el día doce horas? Si uno camina de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo. Pero si uno camina de noche, tropieza porque no hay luz en él.” (Juan 11, 9-10).

En fin si se tiene cuenta la hora solar local del comienzo de la aparición expresada en minutos y el horario solar local de las apariciones marianas en función del número del día/tiempo. En base a este cálculo el profesor demostró no solo que las epifanías marianas constituyen un conjunto de eventos sobrenaturales ordenados y por lo tanto interdependientes, sino que procediendo hasta nuestros días, más precisamente al 1924 según su tesis habría ocurrido ‘la venida de la Jerusalén Celeste’. De esta hipótesis se deduce que las manifestaciones marianas están ligadas a la unicidad del Mensaje, del tiempo/espacio, y que respetan un orden temporal del Sol. En particular quiero destacar que sus mensajes son unívocos, así como el tiempo/espacio es unívoco por lo cual no se refieren solo al tiempo de la aparición, sino que son válidos para todos los tiempos. Por lo cual también la Virgen que apareció en el 1800 dejó un Mensaje unívoco porque respeta la orden del Sol y entonces vale también para hoy. Y si Myriam está estrictamente ligada al Sol, significa que nunca se fue, que la Madre y el Hijo estarán juntos hasta Su Retorno. De hecho, bajo la cruz la Virgen fue encomendada al apóstol Juan: “Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María esposa de Cleofas y María Magdalena. Cuando Jesús vio a su madre y al discípulo a quien amaba, de pie junto a ella, dijo a su madre: ‘Mujer, he ahí tu hijo’. Después dijo al discípulo: ‘He ahí tu madre’. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa”. (Juan 19, 25-27).

Pero según la tradición cristiana Juan nunca murió: “Pedro dio vuelta y vio que les seguía el discípulo a quien Jesús amaba. Fue el mismo que se recostó sobre su pecho en la cena y le dijo: “Señor, ¿quién es el que te ha de entregar?” Así que al verlo, Pedro le dijo a Jesús: ‘Señor, ¿y qué de éste?’. Jesús le dijo: ‘Si yo quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué tiene esto que ver contigo?” (Juan 21, 20-22). Una tradición tan común que incluso a la entrada del Apostoleion de Constantinopla, la Basílica donde el rey Constantino quiso custodiar las reliquias de sus santos apóstoles, la inscripción dice “De muerto y de vivo vive Juan”.

Por lo tanto Myriam está siempre presente y tiene una misión. Y ahora desplacémonos por un instante a Lourdes. El 25 de marzo del 1858 Bernadette, que era una jovencita, muy humilde, sencilla y muy educada, pidió a la Virgen: “Señora, ¿quieres tener la bondad de decirme quien eres, por favor?”. Efectivamente hasta ese momento Bernardette la llamaba Aqueró, que en dialecto significa “aquella”, porque todavía no sabía quién era.

René Laurentin, el estudioso de las apariciones marianas más conocido en el mundo, describe así su encuentro en su libro: “Aqueró pasa su rosario en el brazo derecho”, resaltando este gesto ante la humanidad… “Sus manos juntas se abren, se extienden hacia el suelo. Simplemente de ese gesto se irradia majestuosidad: su figura de jovencita asume una especie de grandeza; su juventud, valor de eternidad…”… por lo tanto que vive desde siempre y para siempre. “… Con el mismo movimiento, junta ahora las manos a la altura del pecho, alza los ojos al cielo y dice: ‘Yo soy la Inmaculada Concepción’”. No dice “Yo fui concebida sin pecado. La Virgen está aquí presente, es el alma misma de la Tierra, ese ser seráfico que anima la Tierra y se puede manifestar de dos formas: con su cuerpo cristificado que puede personificarse en cualquier cuerpo terrestre o como ser de luz capaz de tomar cualquier forma y manipular la misma materia. Ella no va y no viene, simplemente manifiesta su doble naturaleza, se hace visible ante Sus hijos, pero está siempre aquí presente y está preparando la Venida de Su Hijo. Éste es Su cometido: presentar al Hijo.

Y ahora concluyo mi premisa que nos conducirá a mi tesis final: Myriam se manifiesta y se hace visible ante Sus hijos para mostrar a Jesús. Muchos de vosotros quizás no saben que la Santa de Sicilia es la Virgen Odigitria, que se encuentra en Erice, Tindari, Acireale, Noto, en la Catedral de Palermo, en Taormina, etc. “Odigitria” en griego (odigos) significa “Guía”, “Aquella que indica el camino”, ésta es la misión de Myriam: presentar al Hijo.

http://www.unpuntoenelinfinito.com/cronicas-de-las-arcas-2012/4546-el-2-de-septiembre-del-anno-domini-2012-en-la-galilea-de-los-gentiles-con-el-caliz-viviente-de-la-comunion-cristica.html

EL SIGNO DE MYRIAM por FLAVIO CIUCANI

En este tiempo de espera del retorno de Cristo hay muchos signos, pero uno en particular muestra la presencia de María como alma, como aquella que anima la Tierra: los círculos de trigo.

Solo en esta última década hemos tenido miles de pictogramas en todo el mundo. Signos que se manifiestan a través de un elemento natural que demuestra como el sol a través de su energía vivifica la Tierra, a través del símbolo por excelencia de simbiosis entre el sol y la Tierra: el trigo. De hecho los elementos tierra y agua son fundamentales para la manifestación de estas figuras, donde encontramos la Tierra y también Cristo, el agua de Verdad.

Demasiado a menudo nosotros identificamos la manifestación de la Virgen en una estatua que lagrima o en un cuadro… pero yo me pregunto: ¿por qué disminuir este ser seráfico tan amado por Adonay al punto de darle la posibilidad de dar a la luz a Su Hijo? ¿Por qué disminuir este ser seráfico que fue tan amado por el Espíritu Santo al punto de darle la posibilidad de ser creadora? ¿Por qué disminuir este ser seráfico que fue tan amado por Dios al punto de ser un emblema universal del amor materno? Las estatuas de yeso, las estatuas de piedra, los cuadros y las paredes son todos elementos que pertenecen a esa Tierra, a esa naturaleza que es vivificada por este ser seráfico que los judíos llamaban Myriam. Entonces ¿por qué disminuirla y no creer que también los círculos de trigo son el signo de esta Madre que nos quiere hablar a través de una sabiduría que Dios le ha dado? ¿Os acordáis cuando en el Magnificat dijo: “Dios me ha dado tanta sabiduría para exaltar a los débiles y rebajar a los poderosos?”.

(René Laurentin: “Lourdes – Crónica de un misterio”, Oscar Mondadori).

Los gestos de la Visión son inequívocos: La Virgen no se señala a sí misma, sino a la Tierra. Inconscientemente el mariólogo dice que esa jovencita celestial, con ese gesto, demostraba su verdadera naturaleza: la grandeza de un ser solar, la autoridad de un espíritu eterno.

Hay que decir también, es otra cosa que traté de demostrar en Catania, que todas las apariciones marianas siguen un horario solar, es decir que la Madre de Dios depende directamente del Sol, y todas sus manifestaciones están unidas en una línea perfecta de hora y de día. De lo cual se deducen algunas consideraciones:

En las Apariciones la Virgen no “llega”, no se sabe de cuál punto del cosmos, sino que manifiesta su presencia en la dúplice naturaleza:

Cuerpo cristificado (la asunción de Myriam no es diferente de cuanto fué escrito por Pablo en Tesalonicenses 4, 16 – 17: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” que puede personificarse en cualquier cuerpo terrestre y tú tienes la prueba).

Ser de luz, en calidad de su naturaleza seráfica, capaz de tomar cualquier forma y manipular su propia materia.

Además Myriam SE MANIFIESTA, se vuelve visible a sus hijos, para MOSTRAR A JESÚS, ésta ha sido y es su misión; cuando la Virgen deje de dar sus señales, significará que el Rey ha regresado y que su Reino es primero “constituyente”, luego en auge. Por lo tanto es irreprensible la afirmación de que Myriam es el alma que vivifica la Tierra, vivificada a su vez por el Sol; Ella es la Tierra, aquella Madre que siempre ha nutrido a sus hijos con los frutos inseminados por el Sol, que domina y se vale de los Zigos, que además ha sido humilde sustituta del Espíritu Creador y ha dado a luz a los hombres al Hijo de Dios. Ella tiene la grandeza de un Dios y la humildad de una sierva: ¿recuerdan el Magnificat?”

http://www.delcieloalatierra.com.ar/perlas-de-sabiduria2/4675-el-2-de-septiembre-del-anno-domini-2012-en-la-galilea-de-los-gentiles-con-el-caliz-viviente-de-la-comunion-cristica340

la virgen anunciad retorno xto

 

EL COSMOS por los seres de luz a través del estigmatizado Giorgio Bongiovanni:

http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes/96-la-nueva-teologia/1098-el-cosmos-es-un-ser-vivente-vida-en-el-universo.HTML

galaxia crater

 

“El cosmos es un ser viviente – El cosmos es vida. Cosmos hay muchos, infinitos. El Espíritu Santo es uno.

Todo vive, todo se agita, late de vida, incluso lo que es aparentemente inmovil.

la frecuencia es la pulsacion de la vida en cada cosa, y esta puede ser mas rapida o mas lenta, perceptible o imperceptible, pero la vida abraza y compenetra cada cosa, desde lo infinitamente pequeño hasta lo inmensamente grande, desde un grano de arena hasta los soles y mundos que constituyen el ser cosmico. Y la vida es luz, y la luz es dios, y nosotros somos parte integrante de dios, que es siempre y solo vida.

Dios es vida. Nada muere en él, y fuera de él no hay nada, puesto que él es todo, así pues, estamos contenidos en él, el cual es el todo.

Por lo tanto, nada ni nadie muere jamas; todo muta, se transforma en otra cosa y tambien esta es vida.

la muerte es una imagen deforme pintada por la ignorancia.

por lo tanto, todo es vida, todo posee un alma que graba las experiencias de cada cosa, de cada uno.

todo vive eternamente mutando, solo el espiritu es inmutable.

Así como cada cosa tiene su alma, asi como cada ser humano contiene la entidad divina o espiritu, del mismo modo los soles o estrellas y los planetas contienen un espíritu que tiene una evolucion divina, que los gobierna, los vivifica, los rige, y de los cuales es el ser patronimico, puesto que los soles, los planetas y las estrellas son seres vivientes.

En el planeta tierra, el ser patronimico es myriam, la madre santa de jesus, espiritu que invade el planeta de ternura, de amor, pero tambien en este tiempo, de tanto sufrimiento.”

También los Seres de Luz han dicho:

“TAMBIEN LA MADRE SANTA DE JESUS, MYRIAM, SIEMPRE ES ACOMPAÑADA POR SU COHORTE ANGELICA DURANTE SUS VISITAS A LOS DIVERSOS VIDENTES.

EN EL TRANSCURSO DE ESTOS VEINTE SIGLOS, HA HABIDO MILES DE VISITAS, Y SIEMPRE ACOMPAÑADAS DE MANIFESTACIONES QUE VOSOTROS DEFINIS COMO “PRODIGIOSAS”, COMO EN GUADALUPE, EN FATIMA, EN GARABANDAL, ETC.; MANIFESTACIONES QUE PUEDEN SER TESTIMONIADAS POR QUIEN HA VISTO “ESFERAS DE LUZ” QUE ACOMPAÑAN SUS LLEGADAS Y PARTIDAS, ASI COMO TAMBIEN LOS DIVERSOS PRODIGIOS.

TODO ES VIDA EN EL SER COSMICO, VIDA, LUZ , ARMONIA; ARMONIA TAMBIEN EN EL CAOS APARENTE DE LA EXPLOSION DE UNA “SUPERNOVA”, O DE OTRAS MANIFESTACIONES VITALES QUE VOSOTROS NO PODEIS TODAVIA EXPLICAROS Y QUE SUCEDEN EN EL INTERIOR DEL SER MACROCOSMICO, DE LA MISMA MANERA QUE SUCEDEN EN NUESTRO CUERPO O SER MICROCOSMICO.

DIOS ES SIEMPRE Y SOLO VIDA. POR TANTO, ES VERDAD, CIERTO Y VERDADERO, QUE NOSOTROS, “SERES DE LUZ”, PROVENIENTES DE LAS ESTRELLAS, HEMOS ESTADO PRESENTES INNUMERABLES VECES Y HEMOS SIDO TESTIGOS DE LAS APARICIONES MARIANAS O DIVINAS A LO LARGO DE VUESTRA HISTORIA. PARA NOSOTROS HA SIDO MOTIVO DE HONOR Y DE DEVOCION HABER SIDO SERVIDORES ACTIVOS DE LOS “SERES DE LUZ COSMICOS”, QUE REPRESENTAN A LOS SOLES Y A LOS PLANETAS, Y QUE SON SUPERIORES A NOSOTROS Y A TODOS LOS SERES COMO NOSOTROS, EN CIENCIA Y EN CONCIENCIA.

LOS ÁNGELES DE AYER ESTÁN AL SERVICIO DE CRISTO, DE LA MADRE COSMICA Y DE LA INTELIGENCIA SUPREMA QUE COMPENETRA NUESTRO PADRE ADONAY – RA (EL SOL), TODOS LOS UNIVERSOS Y TODAS LAS ESTRELLAS DEL COSMOS.”

http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes/96/1098-el-cosmos-es-un-ser-vivente-vida-en-el-universo.html

prodigio Fatima

Esto nos dice el Estigmatizado de Fátima, Giorgio Bongiovanni :

“CUANDO JESÚS DESCIENDA DEL CIELO LO HARÁ ACOMPAÑADO POR LEGIONES DE ÁNGELES Y JUNTO CON ÉL SE MANIFESTARÁ ANTE EL MUNDO LA SANTA MADRE CELESTE. LA SANTÍSIMA MADRE ES LA MANIFESTACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO, LA INTELIGENCIA SUPREMA. LOS HOMBRES NO HAN COMPRENDIDO, ASÍ COMO TAMPOCO LO HAN HECHO ALGUNAS RELIGIONES, QUE NO SOLO NO ES PECADO ADORAR A LA SANTÍSIMA MADRE, COMO MUCHOS DICEN, SINO QUE ES UN DEBER NUESTRO HACERLO, PORQUE EN EL ESPÍRITU DE LA MADRE CELESTE RESIDE LA INTELIGENCIA OMNICREANTE.
LA MADRE DE JESÚS, MARÍA DE NAZARET, MIRIAM, ERA Y ES EL INSTRUMENTO DEL ESPÍRITU SANTO. ES POR ELLO QUE APARECE EN TODO EL MUNDO, ES POR ELLO QUE ES LA MADRE DE TODOS. MADRE DE TODOS PORQUE EL ESPÍRITU QUE CREA EL UNIVERSO ESTÁ DENTRO SUYO. PERO ELLA NOS DICE QUE TENEMOS QUE ADORAR Y SERVIR A SU HIJO. ELLA TAMBIÉN SE SIENTE DISCÍPULA DE SU HIJO PORQUE ÉL HA SIDO ELEGIDO, ENVIADO POR EL PADRE PARA HACERNOS CONOCER LA VERDAD. POR LO TANTO ELLA SE CONVIERTE EN ANUNCIADORA DE LA VENIDA DE SU HIJO.
La Santísima Trinidad ha apostado todo en el Hijo Jesús Cristo, dándole todo el Poder, el Reino, el Juicio, la Misericordia, el Perdón y la Condena. Le ha confiado todo a Él que se ha manifestado ante el mundo para nuestra salvación. Nosotros estamos aquí para anunciar la Venida del Hijo, Jesús Cristo, pero nuestro guía, el verdadero Anunciador del Apocalípsis, la Anunciadora de los Signos y la mentora de nuestro camino, Aquella que nos indica el sendero, que nos protege, que nos advierte, que nos perdona, es la Santa Madre. Yo he sido estigmatizado por la Santa Madre María, y mi punto de referencia después de Jesús Cristo, obviamente después del Padre Adonay, es Ella. Ella nos sostiene, Ella nos advierte cuando nos estamos por equivocar para evitar que lleguemos a cometer un error, Ella siempre nos da una posibilidad, Ella adora y sirve como una doncella a todos los discípulos de Su Hijo Jesús Cristo.

La grandeza de este Ser que posee el Universo dentro de Su Corazón es la de servir. Este es el secreto, queridos hermanos, el secreto para ser maestros, guías, mensajeros. El de servir. Jesús dijo: “No he venido para ser servido sino para servir”. Y a lo largo de Su vida lo demostró continuamente lavando los pies de Sus apóstoles, sanando el cuerpo y el espíritu de aquellos que le pedían ayuda, incluso hasta dar la vida por Sus hermanos. “¿Entonces eres un Rey?” Le preguntó Pilatos: “Si, lo soy”, le respondió. Pero ¿cómo puede servir un Rey? ¿Acaso no tendría que ser servido? Y es ese precisamente el secreto del cristianismo: servir. Ser servidores de nuestros hermanos. La Santa Madre María, de la cual recordamos su Asunción al Cielo, es nuestro Superior, es el primer apóstol de los doce.
Cuando el Padre Adonay abandona, por misión, a Su Hijo en la cruz, la Santa Madre María, es decir, el Espíritu Santo está a los pies de esa cruz para consolar a Su Hijo. Por lo tanto la Virgen es Consoladora y Anunciadora. Ella asistió a toda la pasión, no traicionó a Su Hijo, ni tuvo miedo como lamentablemente ocurrió con los apóstoles. Es decir, cuando hagáis una oración a Cristo hacedla también a la Santa Madre para que siempre nos sostenga. Ella ve todo. Hace poco un hermano me preguntó: “-¿Por qué nos pides que oremos por ti? Normalmente las almas elegidas están protegidas ¿por qué motivo nos dices ‘rezad por mi’?”. Y yo le respondí lo siguiente: “-Es cierto que estoy protegido, pero en realidad estoy solo. Si no tengo la ayuda de mis hermanos, es decir la vuestra, sudo sangre.
Tenemos el máximo ejemplo de Aquel que no necesitaba a nadie porque tenía al Padre consigo, es decir, Jesús Cristo, y sin embargo les pidió a Sus hermanos que rezaran. Cuando va al huerto del Getsemaní llamó tres veces a Sus apóstoles para que lo consolaran, y ellos se quedaron dormidos. “Os habéis quedado dormidos. No habéis vigilado ni siquiera una hora conmigo. Me habéis dejado solo”. Jesús llora, suda sangre, se rebela, le dice al Padre: “¡Aleja de mi este cáliz! Pero hágase Tu voluntad y no la mía”.
Pero la Madre Santa está siempre presente con Su Hijo, es la asistente de Su Hijo. Os cuento un hecho: un día Juan, llamado el Bautista, fue a visitar a la Santa Madre porque necesitaba consuelo. Era de noche. Jesús estaba en Galilea, predicando. Ella estaba en Su casa, no podía asistir a los sermones de Su Hijo, aunque cuando Él predicaba en Jerusalén iba a escucharle al templo. Juan el Bautista y Jesús eran parientes. Juan, que era muy simple y que por lo general se vestía con pieles de animales, ese día se preparó para ir a ver a la Madre de Jesús vistiéndose de tal manera que para esa época era elegante. “Madre, tengo un sueño” le dijo Juan el Bautista a María al llegar a Su casa. “-¡Tú que eres la Madre de mi Señor, te ruego, haz que se convierta en realidad mi sueño!” En ese tiempo Juan era amado por el pueblo como un Profeta y la Virgen, que era muy respetada y muy devota de la religión judía, le hablaba como si él fuera un Profeta, siempre con el corazón maternal pero con un gran respeto. “-¿Cuál sueño hijo? ¡Tú eres el Profeta enviado por Dios!” Le respondió Ella. “-Yo se que me matarán” le dijo Juan “pero si tu le pides al Señor que lo evite, yo quisiera seguirlo.
Quisiera seguir al Señor, Tu Hijo”. “-Tú eres Su precursor y tienes que dar el ejemplo” le respondió María “así como lo dará Él. Pero le pediré al Padre Adonay que escuche tu oración. Oraré al Padre por esto”. Él le agradeció y se fue besándole los pies. De hecho Juan nunca abrazaba a la Santa Madre, sino que le besaba los pies, Ella no quería, pero él lo hacía de todos modos, como os he dicho era simple, pero muy devoto. La Virgen era tan hermosa, tan llena de amor, de esperanza, de tranquilidad, te daba seguridad, por lo tanto Juan al salir de la casa de María estaba lleno de esperanza en que su sueño se podía llegar a cumplir. Él no tenía miedo de morir, sino que su sueño era el de estar con Jesús, de seguirlo, de escucharlo, de servirlo. Cuando Juan el Bautista fue arrestado le imploró a Herodes, que estaba enamorado de él, que lo liberara. “-Pero si yo te libero ¿qué harás?” Le preguntó Herodes. “-Si me liberas seguiré al Mesías” le responde Juan. Lamentablemente lo único que le fue permitido fue poder ver y vivir los últimos días de Jesús desde el mundo espiritual, a través de los ojos de Juan el Apóstol. Es por ello que Juan el Apóstol y Juan el Bautista son como almas gemelas. En realidad no lo son, pero es como si lo fueran. Incluso cuando la Santa Madre estaba encarnada, la devoción hacia Su Espíritu Inmaculado estaba presente en quienes la conocían y habían tenido la iniciación de los Esenios. Poco antes de dejar este mundo la Virgen pidió ver a los apóstoles de Su Hijo. Al lado de Su lecho había Seres de Luz y Ángeles, y estos Benditos Señores de la Llama con sus astronaves llevaron hasta su cama a todos los apóstoles que se encontraban predicando en ese tiempo en Macedonia, en Asia, en España y en otras partes del mundo.

Y de hecho todos los Apóstoles escribieron: “Y fue así que una nube de Luz nos llevó hasta el lecho de la Santa Madre”. Ella pudo verlos, saludarlos y abrazarlos, nunca quedó inconsciente. Inmediatamente ocurrió el adormecimiento, es decir, un estado estático, de contemplación de la Virgen hasta el momento en el que la elevaron. Estos son Seres que son capaces de hacer estos prodigios. La llevaron hasta el Cielo mientras Ella estaba en un estado de absoluta beatitud. Hacía años que los Apóstoles no se veían y el último en llegar fue Tomás, que no logró verla porque la Virgen acababa de ser llevada al Cielo. Como es sabido, no creyó enseguida al relato de los Apóstoles y por ello la Virgen dejó caer encima de él el cordón de Su túnica. Para mí este es un recuerdo muy fuerte. La Madre Celeste era muy joven y hermosa.”

http://www.unpuntoenelinfinito.com/cronicas-sonia-alea-2015/6210-el-ultimo-prodigio-de-nuestra-senora-de-fatima-el-angel-de-la-penitencia-y-el-pastorcillo-renacido-.html

 

 

 

http://www.unpuntoenelinfinito.com/

http://www.revelacionesmarianas.com/

 

 

Anuncios