final tiempos

Profecías y Revelaciones a través de instrumentos escogidos por el cielo que nos avisan sobre los acontecimientos próximos que conciernen a la humanidad. Conocerlos y ponerlos en práctica puede abrir las puertas a un futuro diferente. Un futuro de Justicia y de Amor. Una última llamada para la salvación de la Humanidad.

 

“NO APAGUÉIS AL ESPÍRITU. NO DESPRECIES LAS LAS PROFECÍAS. EXAMINADLO TODO Y QUEDAOS CON LO BUENO” San Pablo I Tes. 5.19

“HAY TRES TIEMPOS ESPERADOS PARA TODA LA HUMANIDAD, Y SE ENCUENTRAN EN EL ÚLTIMO MOMENTO” La Santísima Virgen María a la vidente Luz de María.


 MENSAJE DE JESÚS A VASSULA RYDEN EL 08.03.1989

Mientras que Mi Espíritu sea aplastado y mientras los Míos silencien Mis Advertencias, suprimiendo a Mi Espíritu, tratando las profecías con desprecio y casi deleitándose al anunciar que las apariciones de Nuestra Presencia son falsas, Yo no lo voy a tolerar por más tiempo, Mi Justicia prevalecerá…

Hoy todavía estoy viniendo a ustedes como el Amigo más Misericordioso, pero mañana descenderé como un Juez severo.

Ellos suprimen Mi Espíritu, ridiculizan Mis bendiciones, éstos son los Caínes de hoy día. Yo los amo a todos hasta la locura, recuerden siempre esto. Yo mitigaré Mi Justicia sólo cuando se hagan enormes reparaciones” ¿Cómo pueden los Míos rezar con paz el Credo de los Apóstoles y decir: “Yo creo en el Espíritu Santo”, cuando la mayoría de ellos rechazan las Obras de Mi Espíritu, Lo niegan y Lo sofocan? En verdad te digo, Yo no encuentro ninguna santidad en ellos. Cuando en esta oscuridad, descubren a lo lejos una pequeña llama, soplan sobre ella como ventarrón, para extinguirla y así poder continuar sus malas obras en las tinieblas y no estar así expuestos a la luz. No, Vassula, parece que ellos no quieren vivir en la Luz.

A CHRISTINA GALLAGHER – (estigmatizada) 05.07.2002

Hijos Míos, los he atraído aquí hoy para que sean testigos del Mundo, para que sostengan la verdad de todo lo que se ha dado en verdad. Muchos de ustedes han sostenido la verdad muy pobremente. ¿Cómo han dado las gracias a Dios por lo que han observado y recibido? El día está próximo en que ustedes serán hechos responsables por sus acciones y respuesta. Ustedes han fallado al amor de Dios y muchos han rechazado Su misericordia. Las palabras vacías no sirven para nada. Solamente son útiles los corazones abiertos deseosos de recibir la Misericordia de Dios y se humillen ante El. Cada uno de ustedes será llamado a dar testimonio ante Dios por sus acciones y respuesta. Han estado ciegos a las bondades de Dios en todo lo que El ha prodigado en ustedes, ven la verdad ante ustedes, pero cuestionan lo que deben saber y creen lo que no deben creer justificando lo que es mentira.

Yo les digo, deben vigilar en la oración y en verdad. Justifiquen sólo la verdad. No persigan solamente las sensaciones pues no son de Dios. Yo llamo a cada uno de ustedes a que sean parte de mi plan de Dios para el mundo –todo para la salvación de las almas. Muchas grandes señales se darán en Mi casa pero aquellos que no son parte de Mi plan de Dios no podrán ser parte de este gran plan y señal de Dios para el mundo. Les digo, aquellos de ustedes que rechacen mi invitación y deseo esta vez lo lamentarán. Todos aquellos que ayuden a la sierva de Dios, Mi hija Christina tan solo con una oración serán verdaderamente recompensados por Dios –recibirán la recompensa de Dios para un profeta. Ustedes han permitido al maligno que la atormente debido a su falta de oración y compasión.

Yo les digo que el mundo ha sido desviado de su eje. Está suspendido de la Mano de Dios para mantenerlo mediante Jesús. El mundo tiene mucho que soportar. La gran luz de Dios descenderá pronto al mundo: habrá grandes llantos y muchos huirán, tratando de esconderse de su vergüenza ante Dios. Sean como las vírgenes de la parábola del Evangelio –asegúrense de estar listas. El clima cambiará alrededor del mundo, las guerras se multiplicarán, el odio y poder en los corazones de la humanidad crecerá. La muerte aumentará, los cadáveres de muchos quedarán tirados en tierra. Enfermedades caerán sobre muchos: las plagas devorarán a muchos. Ustedes que están conmigo y unidos en mi Fraternidad deben estar unidos como mi Ejército. Aquellos que estén en Mi ejército de Dios están unidos a Mi casa. No podrán ser como Dios lo desea a menos que sean miembros activos de Mi casa. Ustedes han ofendido a Dios y a Mí por su falta de respuestas. Ahora mis hijos, deben elegir entre lo que el mundo les ofrece o las gracias y frutos de Dios. Oren, oren Mis hijos para que en esta ocasión tomen de corazón Mi llamado.

Los bendigo

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 El 21.02.2003

Las labores de parto están empezando para los habitantes del mundo, especialmente para Mi Iglesia. El mundo presenciará calamidad tras calamidad de muchas forma, cambios climáticos, inundaciones en tantos países, guerras que llevarán a la gran tercera guerra mundial, el Presidente Bush ha abierto las puertas y ya no podrán ser cerradas. Mi pueblo olvida que todo lo que tienen es la Misericordia de Dios y el llamado de su Madre. No hay nada en el mundo más importante que responder a los deseos de Dios. Lloro esta noche por las muchas, muchas almas que se perderán por la debilidad humana.

A MARY JANE EVEN

Hijos míos, ya no puedo esperar más. Es demasiado tener que ver la maldad que ha invadido vuestro mundo, los abusos de los inocentes y de sus familias.

Todos recordarán que le concedí a Lucifer 100 años para que hiciese hasta lo peor para ganarse las almas de los hijos de Dios. Esos 100 años han llegado a su final, y la destrucción de las almas ha sido tremenda. Pero todavía tengo dos guerras pendientes para las almas. Estas serán unas batallas muy grandes. La Iglesia Remanente perseverará para Dios, se declarará para Dios en la Santísima Trinidad.

La primera batalla será el Gran Aviso producido por el gran amor de la Santísima Virgen María por ustedes. Esto pondrá en sobre aviso a toda la humanidad, a la gente en todas partes, a la gente de todas las razas y lenguas acerca de sus almas. Es una guerra porque los malos espíritus también esperan este día. Ellos también tienen un plan en el que harán todo lo posible para provocar la desesperación y la desgracia a los fieles. El plan de ellos es el de asustar, infundir miedo a las almas, para hacerlas vacilar en su camino. Ellos seducirán, engatusarán y difamarán a los que no retornen a sus maldades. Se van a mofar de los que perseveren en la oración.

Ellos van a hacer estas cosas porque saben que la gente estará dispuesta a escuchar y regresar a sus viejas costumbres. Los espíritus malos los animarán a que lo hagan porque les van a decir que todo lo que ocurrió es una prueba de su líder. Porque él conduce las fuerzas del mal que todos van a ver y sentir.

Será una guerra para lograr sus almas, queridos hijos. Al poco tiempo después de este evento, la segunda batalla se llevará a cabo. Esta será la del Gran Milagro durante el cual deberán declararse a favor de Dios. Durante este tiempo los espíritus malignos los estarán animando para que apoyen a su líder porque él estará en el poder. Los malos espíritus les van a decir: “Vayan donde está el poder si quieren vivir, comer, respirar, tener mantener su trabajo, proteger a sus hijos”. Sí, ellos les van a decir: “Escojan al líder más poderoso del mundo.”

Pero Yo les digo: “No lo hagan, si lo hacen destruirán su oportunidad de ir al Cielo.” Si se declaran a favor de Lucifer y reciben su marca, se irán al Infierno. Acuérdense de esto. El tiempo que dure esto será bastante corto. Nunca pierdan las esperanzas en Dios y en la Madre de Jesús. También pueden contar con el cuidado providencial de Dios. Oh hijos míos, nunca los abandonaremos. Estaremos atentos de ustedes. Pero eso sí, la virtud de la fortaleza tendrá que ser lo máximo para poder soportarlo todo.

Deben declararse a favor de Dios en la Santísima Trinidad, no importa las consecuencias. Si mueren, irán al Cielo como mártires. Todos los mártires van al Cielo. Si viven entrarán en el Reino de la Paz porque habrán sufrido su Purgatorio en la tierra. Esto es un requisito, porque todos los que entren en el Reino de la Paz irán al Cielo. Así lo declaro Yo.

Mis queridos hijos, en los próximos días y meses necesitan rezar mucho porque su mundo cambiará dramáticamente. Manténganse seguros y protegidos de los espíritus malignos que van a andar por la tierra. Manténganse siempre en estado de Gracia Santificante. No les puedo decir ni el mes ni la hora del castigo, por eso, hoy, les escribo este aviso con tiempo razonable para que se preparen bien, para que recen mucho, y tengan la seguridad que el Cielo les protegerá si se entregan a nosotros. Nosotros cuidaremos de nuestros pequeños.

Pronto se va acercando el día en que vuestro mundo será muy diferente. La tierra parecerá un campo de batalla. Todos los lugares sufrirán, porque Mi justicia se extenderá por todo el mundo. En las regiones del mundo donde la gente, diariamente, sufre muchísimo, seré inmensamente misericordioso. Los lugares donde nunca se ha experimentado el dolor y el sufrimiento, pagarán un precio muy alto. Es lo justo. Es lo misericordioso. Oh hijos míos, si pudieran Uds. sentir la angustia de las madres cuyos bebés son puro hueso debido al hambre; entonces sabrían por qué mi corazón es misericordioso con ellas. Pero otros que son ricos y viven en la misma área, recibirán Mi justicia.

Les explico esto para ayudarles a darse cuenta que, en Mi castigo, en los efectos de Mi castigo, y en Mi irreprimible Ira también verán mi misericordia. Por eso ciertas áreas seleccionadas, no recibirán la misma intensidad de Mi ira, sino menos. Si, me refiero a los sitios de refugio en el mundo que la Santísima María, Siempre Virgen, la Madre de Jesús, les ha dado a conocer. En estos sitios verán la misericordia de Dios, aunque no estén completamente inmunes, serán tratados con misericordia.

Mis queridos hijos, deseo concluir Mi afirmación, Mi lección, Mi mensaje, con un punto: No pidan para que estos días vengan pronto. No cuenten los días, no presuman en corrillos acerca de lo que saben. No parezcan profetas de mal agüero. Yo les pido que recen por toda la humanidad, Por Uds. mismos, y por sus familias. Les pido que me ofrezcan sacrificios, oraciones y Gracias para que esos días sean pocos, y Mi ira sea más misericordiosa. Les pido, queridos hijos de los Corazones de Jesús, Maria y José, que sean mis fuentes especiales de amor, de devoción, de esperanza y de confianza. Les pido su apoyo y su fortaleza como católicos, como verdaderos católicos que han soportado su calvario, que han resistido la parálisis del modernismo, que se han mantenido firmes contra el mal, con la creciente maldad de estos días en la Iglesia, y que brillan como estrellas resplandecientes entre los escombros de la humanidad. Esto es lo que les pido, hijos míos.

Les concedo el don de Mi Amor Especial. Les concedo el don de la perseverancia final. Les concedo el don del coraje, del valor. Los amo a todos porque Yo Soy. Vuestro Padre Eterno y Creador. (Amén).

Mensaje dado por nuestro Señor Jesucristo el día 18 de marzo de 2003 a su instrumento en México (anónimo), relativo a la inminente presentación del Anticristo

Hijitos míos: Oro a Mi Padre para que se os abran los ojos del alma; ya que ahora se está preparando todo para que se presente en breve el “HIJO DE LA PERDICIÓN, EL HIJO DE LA MENTIRA, EL HIJO DEL MAL… EL ANTICRISTO”.

Sí, mis pequeños, se están moviendo los engranajes para preparar en el gran teatro del Mundo, la mayor actuación de la Masonería farisaica; la presentación mundial del que viene a usurpar Mi nombre como Mesías, como Salvador y Redentor.

Sí, mi Madre os dijo que estos son tiempos de denuncia; y estos son hechos que viviréis y que fueron profetizados en múltiples ocasiones y través del tiempo, después que fueran profetizados en las Sagradas Escrituras.

Sí, ahora estáis ya viviendo los tiempos de la Gran Tribulación. Todo está manipulado por las fuerzas del MAL, tal y como se os explicó antes. Unas cuantas personas son las que están moviendo los hilos de los títeres que van a modificar toda la historia de la humanidad.

Sí, el HIJO DE LA PERDICIÓN aparecerá en breve, y lo peor de todo es que será aceptada su presencia por UNA GRAN MAYORÍA DE VOSOTROS ; porque su aspecto benévolo y sus promesas os van a deleitar como deleitaron los oídos de vuestros primeros padres (Adán y Eva) ; y tendrán el mismo resultado que en ellos tuvieron.

Se tiene que preparar EL GRAN TEATRO MUNDIAL para que el personaje principal; el usurpador de Mi Nombre; la persona real del Anticristo, os prepare a todos vosotros a ser víctimas en el mayor holocausto que se le pueda ofrecer al que es su amo : SATANÁS. Sí, todos vosotros vais a ser protagonistas de esta obra mundial.

Durante los últimos años se os ha llevado a prescindir de Mí, de vuestro Dios. Se os enseñó a pisotear Mis Leyes y Decretos. A vivir alejados de Mis consejos y preceptos. A caminar bajo vuestra propia libertad humana sin tomar en cuenta la presencia y la guía de Mi Santo Espíritu en vuestro interior; y el resultado, ahora se ve claramente ; os dejaron a merced de LAS FUERZAS DEL MAL y de sus engaños.

Ahora aparecerá EL HIJO DEL GRAN ENGAÑADOR; quien apoyará fuertemente lo que estáis ya viviendo. No vendrá a traeros su escuela, su pensamiento, puesto que este ya lo estáis viviendo. Él vendrá a gozar de su obra, y a dar el ultimo toque a ella :el holocausto ; el ofrecimiento de vuestras almas al padre de todo mal : SATANÁS.

Ahora sus esbirros están preparando una supuesta guerra. Sí, será tremenda, y muchas vidas se perderán ; para que venga el caos mundial en todos los sentidos, ya que ellos manipulan todo. La BOLSA caerá ; los alimentos faltarán; la inseguridad tendrá su trono ; ¡TODO SERÁ UN CAOS!, y la finalidad de todo esto es para que el enviado del mal; el GRAN USURPADOR DE MI NOMBRE, se pueda presentar al gran ENGAÑADOR, no por otra razón.

La gran prueba os ha llegado, y ahora es el tiempo de defender lo que es de vuestro Dios y que os decidáis firmemente; o estáis Conmigo, o estáis contra Mí.

El GRAN ENGAÑADOR sólo se llevará a aquellos que su fe sea débil y convenciera; a aquellos que han buscado con afán las cosas del Mundo y se olvidaron de las de su Dios; a aquellos que primero vieron por su propia persona antes de ver con caridad la de sus hermanos en desgracia. Para ellos, el hijo de la perdición será su estrella, su guía, el personaje que tanto esperaron ; porque les va a dar lo que su corazón vacío tanto anheló.

Sí, estáis a segundos de grandes acontecimientos mundiales, que van a ser preámbulo para la GRAN PURIFICACIÓN MUNDIAL. Así como va a haber un caos mundial, también veréis mi Misericordia, que se derramará en torrentos sobre las ALMAS ESCOGIDAS; sobre las almas que a pesar de la TRIBULACIÓN, se han mantenido y se mantendrán bajo Mis Leyes y Preceptos, y han hecho suya Mi Vida, que os vine a dar hace 2000 años.

ELLAS (LAS ALMAS FIELES A CRISTO) SON MI VIDA AHORA SOBRE LA TIERRA; SON MIS TESTIGOS; son mi ejemplo vivo entre el lodo del pecado, y que ahora brillarán entre las tinieblas. AQUELLAS ALMAS QUE VIVAN EL ERROR Y QUE LAS SIGAN, PODRÁN ALCANZAR PERDÓN Y VIDA ETERNA.

Os vuelvo a repetir esto nuevamente ; esto que en múltiples Profecías que se os dieron desde antiguo y ya os alcanzaron. Sí, ya estáis viviendo ahora esas Profecías. Id a los Libros Sagrados; leed y actuad según lo ahí revelado,y no temáis ; DIOS ESTÁ CON VOSOTROS.

Confiad en vuestro Dios; confiad en Mí, que Yo vencí al pecado, a la muerte y al maligno. Uníos a Mí, y la prueba será fácil de pasar. Yo os diré indicando qué hacer, si confiáis en Mí. Os bendigo en el Nombre de Mi Padre, en mi Santo Nombre, y en el Amor de Mi Santo Espíritu.

 A JULIÁN SOTO AYALA

Mensaje final de la Santísima Virgen María, México 31 de Dic. 2004

Mis amados Hijos:

El mundo que recibieron por herencia espera con ansia su regeneración. Empieza el tiempo en que cada alma dará cuenta ante Dios de su propia vida mediante la abundante gracia que se derramará sobre el mundo; empieza el tiempo de la prueba máxima, en la cual todos presenciarán el milagro más grande del mundo, por medio del cual todos serán purificados. Sufrimiento tras sufrimiento; solo es el principio de los dolores.

Un tiempo en que grandes acontecimientos sucederán para hacer reflexionar al hombre acerca de su fin último y su destino eterno; el fin último corresponde al final de una historia de amor, la más sublime, la más gloriosa, el amor que Dios tiene por toda su creación.

El amor por el hombre lo tiene en la paciente espera, en la cual los hombres se enfrentan ya a su fin último; este fin significa un cambio radical en la historia, sin el cual no podrían venir los tiempos de la glorificación; el final también de una época, de un tiempo final marcado por grandes catástrofes naturales, sucesos asombrosos, en los cuales los hombres verán reflejados su propio sentir; no habrá nada en el mundo que pueda impedir el avance del cumplimiento de la voluntad de Dios.

Siendo sacudido el mar, se regenerará la vida; muchas almas, miles de miles estarán de pronto en la presencia del Altísimo, dando cabal cuenta cada uno de sus acciones en la tierra, óh sí!, serán juzgados por el amor; en la medida en que usaron este precioso don recibirán su premio, unos para la salvación (la vida eterna), otros para su condenación.

No pueden Ustedes, queridos hijos, imaginar lo terrible que será el final de la historia de toda la humanidad.

Un viento árido cruzará los desiertos acabando con todo signo de vida; un viento gélido, terriblemente helado, quemará lo que quede del follaje verde.

Un Armagedón que reunirá a las naciones de la tierra para combatir contra el ungido y los que son fieles; armadas las naciones con las armas más potentes y sofisticadas sembrarán la muerte y cosecharán la ruina.

Un enfriamiento total de la fe abrazará a toda la humanidad.

Los recursos naturales serán devastados. Una gran hambre obligará a muchos hombres a delinquir; el cielo y los ríos en su mayoría estarán contaminados; enfermedades raras que serán difícil de curar surgirán en Europa. Vomitarán sangre por los ojos, nariz y oídos; solo los remedios entregados por el cielo podrán curar entonces a quienes estén en estado de gracia.

Cada día que pase parecerá ser más largo, pues las penas de la purificación parecerán interminables.

Cuando parezca que se ha perdido toda esperanza ocurrirá el Gran Milagro, como un esfuerzo del cielo, último para salvar almas. Muchas regiones de la tierra serán removidas. No habrá lugar en donde no se cometen las últimas noticias trágicas, pues cada día será mayor el número de almas que estén en la presencia de Dios en el Juicio Particular de cada uno.

Los verdaderos testigos recibirán la misión de proclamar la verdad del Evangelio. Se tendrán noticias del astro que sacudirá finalmente el Universo entero.

Habrá gran confusión; muchos abandonarán el buen juicio lanzándose al fango de actos pecaminosos. Satanás estará feliz con los consagrados (sacerdotes) que logró seducir. Las almas recibirán el peor azote del cual se tenga memoria. Dentro de la estructura jerárquica de la Iglesia surgirá el falso pastor. Un falso papa ascenderá al trono de San Pedro.

Cuando toquen las campanas, cantarán los gallos y florecerán los rosales, un aroma de santidad inundará la tierra. El refugio del verdadero Papa será resguardado por ángeles, que así como fue resguardado el jardín del Edén cuando fue expulsado el hombre a causa de su pecado, así mismo, con una brillante espada será resguardado el lugar donde se gobernará la Iglesia humilde y perseguida.

Los tiempos que vienen sobre el mundo son tiempos de angustia… Todos conocerán en la infinita misericordia de Dios la causa de todos los males; conocerán en su interior la consecuencia de los pecados cometidos.

La ansiedad se apoderará de muchos corazones. Habrá angustia entre los más pobres y ésta será cargada a quienes se apropiaron del don de gobernar. La justicia se verá empañada por la corrupción y el soborno.

Lo maravilloso y lo bueno: Las mentes de los pobres pensarán en Dios, y Él abrirá sus providentes manos, porque no se olvida nunca del pobre, la viuda y el desvalido. Humillará de nuevo a los soberbios.

Hijos míos: Los cielos (después de las tribulaciones) destilarán rocío divino que saciará la sed de los lugares desiertos. Los niños y los jóvenes estarán felices, pues Dios pondrá en sus corazones algo de sí mismo para desterrar la tristeza de sus corazones. Los ángeles y los santos retomarán en sus manos los proyectos de los hombres para llevarlos a un eficaz cumplimiento. Como un jardín enorme sobre la tierra florecerán las virtudes.

Los lugares predilectos de nuestras apariciones se vestirán de gala, de fiesta; el Cielo estará iluminado por una gran cruz. Y los habitantes de la tierra al contemplar tal portento alabarán y bendecirán al Dios Uno y Trino quien vive y reina por los siglos de los siglos. La tierra entonces se vestirá de grandeza.

… sobreabundará la gracia en las almas de los más humildes. Los pobres encontrarán alivio en sus penas; nuestros mensajes y advertencias terminan en forma particular para tí, Hijo mío, y también para toda la humanidad que por medio tuyo los escuchaban: Ahora Dios hablará por medio de acontecimientos y señales terribles abajo en la tierra y arriba en el cielo.

Se les concede ahora un tiempo también muy corto a Satanás y a los espíritus caídos para tentar a los consagrados.

Las familias serán sacudidas para conocer quien es aún fiel a Dios: si no rezan unidas en torno a mi Corazón Inmaculado, sufrirán la ruptura de sus relaciones…”

Viene una gran persecución para los templos católicos. La muerte ronda ya alrededor de los consagrados fieles a la verdadera doctrina, sin la cual la Iglesia no tiene razón de ser.

Aumentará en gran medida la tentación perversa y sutil de Satanás para derramar la sangre de los justos.

Pero en medio de todas las tribulaciones se levantará glorioso el trono del cordero, cuyo nombre se impondrá glorioso sobre los grupos de oración que perseveren en un mismo espíritu.

Fuego del cielo (no de Dios, sino del hombre) destruirá los centros políticos de mando, finanzas y guarniciones militares.

No funcionará palabra ni mediador alguno, pues la codicia habrá dominado los corazones de aquellos que dueños de las más inmensas fortunas, codiciarán aún las que no son propias.

Verdad y conocimiento acompañarán las obras y fluirán mil gracias de mi Corazón Inmaculado. Los honores que se dan los hombres unos a otros serán vistos a la luz de Dios como escorias, basura que debe arder con el fuego purificador.

El gobierno mundial se instalará usando fuerza militar para imponer orden.

Las madres sufrirán por la ausencia de sus hijos, los caminos se abrirán y las aguas vendrán sobre la tierra.

Es tiempo aún de conversión, tiempo de batalla espiritual, tiempo en que el traidor se levantará de su anonimato; tiempo en que todos querrán ver la gloria del Unigénito del Padre.

Las colinas y los montes cercanos al mar recibirán el azote del mar embravecido.

Yo, entonces obtendré la conversión de grandes pecadores, el mundo no se recuperará aún de su ensimismamiento, de su estupor, pues momento tras momento sucederá acontecimiento tras acontecimiento; la constante súplica de los grupos de oración conmoverán el corazón de mi Hijo.

Una protección especial vendrá sobre los lugares y personas escogidas, que verán los acontecimientos como señales verdadera del amor y de la misericordia de Dios. El juicio que ahora comienza irá en aumento conforme se acerque la hora de la Gran Señal. El gran alumbramiento de la nueva humanidad! A Ustedes, queridos hijos, les corresponde vivir como hijos de Dios, confiados en su Omnipotencia Divina, i es tiempo de prueba y de dolor! Tiempo de purificación. Al finalizar estos mensajes, escribe hijo mío el propósito de nuestras visitas y de nuestras palabras.

Llegó la hora de la verdad y la derrota total del poder del mal que tuvo atado siglo tras siglo a muchas generaciones. De ahora en adelante, al conocer cada una de mis manifestaciones, conocerán que Jesús es Dios y nada está sobre su poder; el milagro de la vida volverá a nacer; mi Corazón Inmaculado estará gozoso de saber que aún en medio de pruebas y tristezas continuarán fieles a Dios y a los mandamientos por Él entregados.

Vivan en el amor de los sagrados corazones por amor a mi Dio. No vivan en sepulcros vagando en miseria e iniquidad. Viven en mi corazón, recinto sagrado del amor del Padre y del Hijo, el Espíritu Santo los conduce. Yo soy vuestra Madre.

Llegó la hora de la verdad y la derrota total del poder del mal. “La obra y el pensamiento del hombre son mortales, no se recuerdan para siempre, sin embargo las obras de Dios permanecen para siempre, su bondad es eterna y para siempre perdurará su grandeza.”

Yo soy vuestra Madre que desea vuestra ayuda y la conversión de todos mis hijos. Reciban hoy y siempre mis bendiciones.

Firma estos escritos Nuestra Santísima Madre. Un Corazón con la letra M en Medio y en la parte superior una cruz.

Mensaje final de Nuestro Señor Jesucristo 31 de Diciembre de 2004

Esto dice el Rey de todas las naciones:

Sentado en mi trono, observo la conducta de los hombres. Hacen cosas despreciables y se sienten satisfechos y felices.

No saben que mi día ha llegado. El fuego y la espada (la guerra) caerá sobre las naciones culpables. Usaré a las naciones del Oriente para despertarlas de su letargo, con ruido y amenaza, estruendo y llanto, humo y pólvora.

Un gobierno se enseñoreará de otro y una nación levantará pleito contra otra.

Óh, Territorio (de Gaza)! Fuente de conflictos, no recordarás las hazañas de tus héroes anónimos. Las naciones sin Dios, os pueblos paganos, que siguen sus bárbaras costumbres recibirán corrección a fin de que se conviertan a Mí. Si no se convierten con los avisos del cielo y con la corrección de mi brazo, caerán para siempre y su descendencia mortal tendrá fin; donde estuvieron fundadas serán cubiertas de algas, de animales marinos y corrientes turbulentas. La escoria de su pasado se purificará con la prueba, pues yo llamé y nadie contestó. Hablé y nadie se dignó escucharme. Fui ignorado por ustedes, pues amenacé, advertí y dí a conocer mi decreto.

Te vi ióh Africa! Con ojos de bondad, y te envié misioneros y visionarios. Las purgas étnicas serán tu alimento, y la amargura tocará tus entrañas, pues te fuiste tras los ídolos sin ver a quien te tendía su mano.

Como en todos los lugares me reservé un pueblo pequeño, un puñado de hombres y mujeres que inocentemente aceptaron el mensaje del Evangelio.

La epidemia cubrirá tus selvas y se contarán por miles los que quedarán tirados en los caminos angostos y finalmente en la fosa común. Mis escogidos irán al norte y les abriremos senda, donde los resguardará mi mano, pues en todo, trataron de ser agradables a Mí. Cuando en los cerros altos, dancen frenéticamente, con cultos idolátricos aborrecibles, abriré la tierra para que ésta los devore; y si esto no es suficiente haré venir a las naciones lejanas, cuyos reyes se repartirán las pocas riquezas que queden, y se lavarán las manos, culpando a otros países de sus crímenes; de esa manera tratarán de tener su conciencia tranquila.

Hijos míos, Satanás se paseará orgulloso por las naciones devastadas y estará feliz de oír quejas y lamentos en contra de Dios y sus profetas. Cobrará tributos y someterá a todos a sus deseos egoístas.

En Oceanía, los templos dedicados a los ídolos servirán como refugio a damnificados, sobrevivientes de catástrofes naturales. El hambre será el principal flagelo. Sin embargo allí también estará mi resto, mis escogidos, los que aceptaron mi palabra ; ellos irán al sur, mirarán mi cruz y será para ellos como la estrella de Belém.

Caos y desorden mundial

Hijo mío: Muy próximo está un tiempo de caos y desorden mundial. La confusión imperara en el mundo como algo permitido por mi Padre, para enseñar a la humanidad que lejos de Él y su ley (los 10 Mandamientos) solo habrá oscuridad espiritual.

El hombre fue creado para amar, pero el odio y el egoísmo han empañado su imagen. Dentro del caos, el hombre se sentirá solo, no encontrará nada que llene su esencia, se buscará maestros falsos e inventará doctrinas horribles en contra de los sacramentos; su desconfianza lo llevará a refugiarse dentro de sí mismo, y no reconocerá ninguna ley más que su propio y ciego albedrío; no sabrá distinguir lo bueno y lo malo, pues su conciencia adormecida por el pecado no le reprochará las cosas horribles en las que se verá envuelto. La tierra no le producirá alimento y hasta la lluvia del cielo se negará a caer en los lugares que pisa.

Dentro de este tiempo, se proclamará un ecumenismo falso, cuyo propósito será: conformar una religión mundial con un humanismo extremo pero sin Dios.

Ajeno a todo tipo de doctrina, sin compromisos, sin sacrificios, sin sacramentos, sin iglesia, sin papa. Su lema será: “La religión somos todos y todos somos Dios”

Este tipo de ecumenismo será aceptado por la mayoría de los jefes de las naciones más poderosas: los países pobres, sin economía, no tendrán ni voz ni voto.

Este falso ecumenismo dará libertad a la “Iglesia” de Satanás, para difundir su “Biblia” y “Doctrina” de demonios.

Quienes se opongan a todo esto, serán perseguidos, amenazados unos, otros sacrificados; habrá mucha sangre inocente derramada.

El poder del mundo será entregado por el mismo Satanás a sólo unos cuantos. Él será entonces líder, su poderío será inmenso y se creerá dueño del mundo. La confusión total será cuando ya no haya otra opción.

La naturaleza entera protestará por todo esto alzando sus olas y arrasando los palacios y lugares de perversión. Muchos volcanes dormidos despertarán; el granizo enorme, la gran helada y enfermedades incurables para la ciencia medica surgirán entonces.

Pero Y alégrate, pequeño rebaño de mi predilección! Pues me he escogido un puñado de valientes que no inclinarán la cabeza ni doblarán la rodilla, ante aquel que desea ser adorado. Estos Apóstoles de los Últimos Tiempos llevan el sello de la cruz en la frente y en su corazón, la fuerza de mi espíritu para derribar fortalezas y derrotar ejércitos. Yo los reuniré y se conocerán unos a otros, pues su característica principal será: un gran amor a mi Madre.

Habrá pequeñas pero ardorosas comunidades de reparación, en alianza santa con los sagrados corazones guiados por el Arcángel San Miguel, se enfrentarán a legiones verdaderas de espíritus impuros. Estos grupos vivirán ocultos a la mirada del mundo, en las montañas altas, en los valles y lugares de preservación.

Habrá entre ellos profetas y videntes que guiarán con sabiduría al pueblo santo. Pues habrá un tiempo y muy próximo está, en el cual no habrá sacerdotes santos y legítimos.

Cuando el caos y la confusión reinen en muchas partes, aparecerá mi Cruz Gloriosa, el arma que más teme Satanás, pues en ella fue vencida la muerte y ganada la vida. Hoy terminan los auténticos mensajes.

Profetas y videntes guardarán silencio por orden mía, según el tiempo que les fue concedido a cada uno para profetizar y anunciar los acontecimientos según el don recibido. Observen los acontecimientos, pues a partir de hoy cada cosa anunciada tendrá cumplimiento. El silencio del cielo envuelve a la humanidad. Se acerca la gran hora de la misericordia.

El cielo se teñirá de rojo y recordarán al ver la proximidad del castigo mis lágrimas y mi sangre. i Oh, hijos míos! Entonces vengan a refugiarse con confianza en los aposentos sagrados de los dos Corazones. No hay refugio más tierno y seguro que mi Sagrado Corazón y el Inmaculado Corazón de mi Santísima Madre.

Después de la señal gloriosa en el cielo, la estrella “Mara” golpeará la tierra y sus residuos caerán al mar. Contaminarán el aire y agua, y el cielo parecerá presa de un gran incendio. Un ruido enorme se oirá entonces permanentemente mientras los montes y las colinas se moverán y las islas desaparecerán. Las placas liberarán energía y el universo será reformado. Muchos países desaparecerán, unos por completo, otros en forma parcial.

El agua del mar se volcará sobre el desierto, pero en mi gran misericordia preservaré las casas y lugares de reparación. Los que fueron fieles serán milagrosamente protegidos. Yo entonces tomaré posesión del reino de la tierra. Una era grande y hermosa de paz vendrá sobre el mundo, y ya no se levantarán más nación contra nación. No se alistarán más para la guerra, pues convertiré la tierra en un vergel. Y los aposentos divinos de los Sagrados corazones tendrán su reino de paz y amor.

Sanearé con mi poder las aguas y el aire contaminado donde vivirán mis pequeños rebaños. Mis amados hijos fieles que no se dejaron vencer en las tribulaciones ni en las persecuciones; el manto y la sonrisa de mi Madre bendita los abrigará amorosos. Hijos míos: No hay nada más que agregar. Todo lo hemos anunciado con tiempo, de una y mil maneras. Vivan pues como hijos muy amados de los Sagrados Corazones.

Purificaré de sus pecados confesándose sinceramente uno por uno ante el sacerdote.

Abandonen pues toda clase de pecado mortal y no corran a adorar a los ídolos. Vivan con la confianza total en mí, en abandono a mi voluntad, a la providencia de mi Padre…

Hay una promesa para ustedes, una promesa firmada con mi sangre, un cielo nuevo y una nueva tierra. La justicia divina trae en sí misma esa herencia, esa promesa.

Yo levantaré mi Iglesia, con pastores santos que hablaron y enseñaron con mi sabiduría. En la hora de la justicia, serán sanados los corazones heridos. Llegó la hora de la boda del Cordero con su Iglesia, con su pueblo fiel y piadoso. Mi justicia llenará de conocimiento a la tierra entera, mi justicia es el acto máximo de mi misericordia para aquellos que verdaderamente me aman y guardan mi palabra.

En la hora de mi justicia quitaré el sueño de vuestros ojos para que velen atentos en oración, agradeciendo a Dios en todo momento el amanecer de un nuevo día de vida. Se acerca la prueba máxima de mi amor por la humanidad, uniré a los que son míos con el más sublime amor de mi corazón.

(sobre el aviso)

Serán interminables las horas de dicha y alegría para los corazones abiertos a mi amor. Florecerán las pequeñas comunidades ante mi justicia, pues serán un testimonio de amor para el mundo. En trabajo y oración verán venir la luz que iluminará el cielo, mi cruz, hijos míos: Mi Cruz Gloriosa será la señal.

En tanto los perversos y herejes temblarán de espanto, pues les fue dicho por sus falsos profetas y videntes que no habría ningún castigo por sus crímenes, i oh, desdichados…!

Vuélvanse a mí antes de que sea demasiado tarde, pues mientras comen y duermen, mi justicia trabaja en el mundo. Yo soy el amor de los amores, prueben la bondad de mi corazón y yo los levantaré de su ruina moral y espiritual. Vengan a mí antes que la desgracia toque a sus puertas, vengan a mí, pues yo soy la paz verdadera, yo soy el pan y la vida; aliméntense de mi palabra y mi carne. Yo soy la luz para el mundo, i oh, mis hijos amados! Vengan a mí y yo les quitaré sus cargas y enfermedades, miren mis brazos extendidos en la cruz. Fui vencido por la pasión, por el amor a la humanidad.

Se acerca el impostor, no lo escuchen. Intentará marcarlos como de su propiedad, no se sometan a él ni a sus servidores. La naturaleza entera se manifestará en señales inequívocas de que algo tremendamente fuerte se acerca.

Se aproxima el fin de los tiempos. Mis escogidos ya se preparan con los pedimentos del cielo. Deseo vivamente esos lugares de resguardo, mis pequeñas células vivas de oración, verdaderamente es urgente, ya no hay más plazo. Renuncien al mundo y a las bajas pasiones, los lugares de preservación ya están reservados.

Dejen de dormir. Dejen el egoísmo y pónganse en marcha; ya no desperdicien vanamente el tiempo en cosas del mundo, pues el mundo pasará a la historia con sus vanidades y lujurias. i Vivan en los lugares de refugio con santidad y decoro! Como mi más pequeño selecto rebaño de predilección. i Vamos! Yo Jesús les dirijo: Mi palabra que es vida y verdad.

Vive mi padre en el acontecer de los tiempos finales. Él da la lluvia a su tiempo donde se necesita. Da una orden a las nubes, y el aire las empuja donde Él quiere que se haga su voluntad, el trueno de su justicia y su rayo purificador va según su orden. Él le da estabilidad al mar y a los montes y hace surgir la hierba y los árboles de los campos…

Los animales se aparean ante su vista, las fieras salvajes están bajo su divino poder, inspira a los profetas y les ordena ir donde hace falta su palabra. Esto, el hombre necio y rebelde, no lo reconoce; retira su mano poderosa donde la idolatría y la inmoralidad sentaron sus reales. Del agua hace nacer la vida de los peces y de toda clase de animales marítimos; la naturaleza toda sigue su ritmo a su vista y en su presencia; ruge el volcán arrojando lava, fuego, humo y ceniza.

Yo, Verbo Eterno encarnado, vivo con mi Padre en las alturas. Haremos del mundo convertido en ceniza un vergel donde no había vida. Haremos del mundo un paraíso reformado con la gracia del supremo amor. Entonces, no se inquieten ni tengan miedo, no pierdan la paz y el buen juicio, pues es necesario pasar por el fuego de la purificación, como pasé yo del Getsemaní, al sufrimiento que me alcanzó la salvación de sus almas. Pues mi Padre así lo dispuso; así, como pasé del dolor de la cruz a la alegría de la resurrección, así pasará la humanidad en el triunfo y reinado de los Sagrados Corazones. Satanás será atado junto con sus servidores y terminará su supuesto dominio.

¿Quieren saber lo que significa la justicia divina, la santa cólera, el enojo divino? Significa: El último esfuerzo para convertir pecadores, todo tipo de catástrofes es para mostrar su poder, pues en el tiempo del reino no podrán habitar los malvados junto con los justos. La tierra entera será bendecida para que habiten los justos; se hará justicia a los débiles, a los pobres y oprimidos; los desamparados poseerán los bienes, y todos durante el reinado tendrán un solo corazón, una sola alma, un solo pensamiento. La purificación los hará puros, pues esperen entonces con ansia este momento.

Los insectos dañinos y las plantas venenosas serán exterminados, la pradera se cubrirá de rocío y de flores. Habrá un nuevo sol. En las comunidades religiosas de vida santa se oirá solo una acción de gracias y bendiciones. Las doncellas vírgenes danzarán al son de instrumentos musicales.

… Ustedes vivirán el mañana sin temor, ningún hombre quitará la vida a otro, ni codiciará su mujer o sus bienes; las enfermedades mortales ya no serán más; nadie tendrá guardada un arma para defenderse; un sentimiento de amor santo se apoderará de toda la faz de la tierra. He aquí, mi pequeño, que escribes el último mensaje según el tiempo y el don que te concedí, y mi mandato es que lo des a conocer, pues es el gran tiempo de la esperanza: Mira: escribe sin descanso, pues todavía aún es tiempo.

Cuídate de los que juzgan mal el proyecto de comunidades de fe, haz todo lo que yo te he explicado, no desobedezcas mis órdenes. Ahora soplo sobre ti mi espíritu que te guiará. Esto que fue una carga dolorosa para tí, lo cumpliste con alegría, sin quejarte ante mí de los menosprecios y humillaciones: Llevaste mi yugo en medio de la incomprensión y la soledad; nunca te dejé solo. Cuando tu llorabas ante mí, yo mismo recogía con mi mano tus lágrimas.

Pero mira: Llegó el momento de resumir todos nuestros mensajes. Yo no permití que tu vieras medios y bienes para darlos a conocer. Fui Yo, solo Yo quien te inspiraba a bajar la vista y guardar silencio. Yo, Jesús estaba viendo tu comportamiento, Yo no permití que tuvieras estudios, es más, te salvé de miles de tentaciones; mi gracia hacía eso en tí; mi gracia no te la quito, porque ahora pasarás de la palabra al testimonio. Fui Yo, Jesús quien no permitió que tuvieras un director espiritual cualificado, Yo te salvé de la muerte y te protegí de tus enemigos.

Fui Yo, Jesús quién permitió tus caídas y tus errores; tu te diste cuenta que sin comer mi cuerpo y beber mi sangre hubieras sido triturado por mi enemigo. Demuestra pues con valor que estoy contigo siempre, aunque ya no haya mensajes que dar a conocer. Permití, que la depresión y la tristeza te dominaran por un tiempo; fui Yo quien te hizo venir a mi presencia sacramentada reconociendo tus errores; fui Yo quien sanaba a los enfermos y los liberaba imponiéndolos tus manos.

Da, Hijo mío, el Aviso a las naciones europeas, pues sus crímenes llegan al cielo. Un rumor llega a mis oídos: de allí nació el imperio del mal, que como gangrena maligna laceró Mi Iglesia con doctrinas y mandatos de hombres. Muchas de las ciudades principales, orgullo de sus crímenes, serán quemadas por el fuego del cielo.

Solo serán respetados los reducidos espacios donde puso sus pies mi bendita Madre, y los lugares donde se establezcan las comunidades de preservación, de alianza profética, de comunidad de profetas: los lugares donde el ejército católico de resistencia haya establecido los Apóstoles de los Últimos Tiempos y las casas de reparación. Ustedes, queridos hijos ya saben como protegerse: El objetivo primordial de este mensaje es urgente: prepárense para las cosas que sacudirán al mundo.

A Tí, América, te digo: Tus idolatrías y desórdenes sexuales yo los veo a diario. Tus crímenes también están ante mí; la sangre de obispos y sacerdotes clama a mí, por tus obras te juzgo, y la plaga, la epidemia y la miseria reinarán en muchas naciones.

Los de Oriente se lanzarán contra tí para devorarte, como lo hace una fiera con su presa. Pues perseguiste con saña a mis profetas a los que yo mandé, por eso tendrás como premio la violencia y el terror: No se apartarán de las plazas de las ciudades principales. Las bombas enemigas tocarán tu orgullo, y tu cielo se llenará de luto.

Así como cayeron las torres, caerán tus imponentes rascacielos. El terrorismo será la peor plaga, más peligrosa que los roedores hambrientos. Los fanáticos gritarán por tus calles y recordarás con añoranza a aquellos que yo envié con mis mensajes y ya no están. Tus templos estarán contaminados y te invadirán religiones anticristianas.

Las epidemias azotarán los pueblos. Habrá motines y revueltas… En fin, recibirás tu premio; sin embargo, mi pequeño rebaño será tu tabla de salvación: entre tanto hedor de putrefacción, serán flores aromáticas.

Tus brujos y adivinos, magos, hechiceros y charlatanes nada podrán contra ellos, los que con tiempo se prepararon para cumplir lo que mi Santa Madre y Yo con insistencia pedíamos.

Tus costas serán cubiertas por agua y se partirán los lugares en la tierra donde obró continuamente el mal. Grandes grietas se abrirán y brotará de ellas agua; tronarán los volcanes, pero mi pequeño rebaño de escogidos serán milagrosamente protegidos.

Llegó el momento, hijo mío, mi pequeño: Recuerda siempre al mundo mi promesa. Ahora te abrazo y te bendigo, yo sigo contigo…

(Vidente) “Yo, sentía infinita tristeza, como un niño huérfano con hambre, con frío y con soledad. Cuando Jesús me abrazó, yo toqué su corazón y mis manos se llenaron de luz, él se ha despedido. Yo lo vi muy triste, lo vi llorar, i oh, yo también quiero llorar! Me dejarán solo por un tiempo, no tengo consuelo, le pido a Jesús que me lleve con él y él me dice: Hijo: Tu misión no termina, apenas empieza.”

 Veamos lo que dicen ahora las apariciones en distintos sitios, y si debemos tenerlas o no en cuenta:

A Lucía, Jacinta y Francisco, en Fátima, 1917:

“Habrá tribulaciones en todas partes a donde se dirija la mirada, y miseria sobre toda la tierra y desolación en todos los países”

A LA BEATA ANA MARÍA TAIGI, Italia 1837

En otra visión vio: “La tierra envuelta en llamas, hundiéndose numerosos edificios, y la tierra y el cielo parecía que estaban agonizando. Millones de hombres morían por el hierro, unos en guerras, otros en revueltas civiles”.

A RAYMOND SHAW Georgia, 1990

La Santísima Virgen. “El sistema bancario y la bolsa de valores norteamericana sufrirá el colapso. Habrá una depresión mundial y la anarquía renacerá”. “Con los terremotos aumentará la actividad volcánica y sus cenizas oscurecerán los cielos del mundo”

A CINDY CAIN, San Diego USA 1990

“Se escucharán voces que clamen porque termine el conflicto, y entonces surgirá la unión de la economía mundial, y será el reino del Anticristo. Una sola economía, marcada con el signo de la Bestia. El Anticristo restaurará la paz…su falsa paz” “Las economías serán aplastadas. La anarquía reinará. Muchas calamidades acaecerán a la humanidad. Desastres naturales, plagas, colapsos monetarios”

“Solemnemente les digo que éste es el tiempo en que las naciones se derrumbarán. Esto ocurrirá cuando no haya economía mundial. Grande será el sufrimiento de un rincón a otro del mundo” “El poder de Satanás enreda cada región del mundo” “Los acontecimientos pasarán muy rápidamente. Miren a la disolución de la estructura mundial, y sepan que las profecías se están cumpliendo”

A  JOHN LEARY, Rochester New York 1993

Se le muestra una visión y a continuación se le dice: “Lo que has visto es la representación del poder de los hombres del Nuevo Orden Mundial que están manipulando el Medio Oriente para su propio poder. Estos son los hombres que en su locura quieren controlar todos los eventos mundiales. Están planeando futuras guerras para ganar más acceso al dinero de la gente y para ganar poder usurpando los derechos de los hombres. Ellos sólo saben de una cosa y ésta es el de acumular todo el poder y el dinero en sus manos. Hay mucha riqueza en el petróleo y en el control de los armamentos ya que contribuyen como medios para el control de la gente”

A AMPARO CUEVAS , El Escorial España 1980

“Si no me escuchan habrá muchas muertes y la Iglesia irá decayendo, y no habrá trabajo y existirá otra guerra” “Dios Padre enviará dos castigos muy grandes. Uno en forma de revoluciones, sequías, hambre y enfermedades, y Dios permitirá a Satanás sembrar la división entre los gobernantes, la sociedad y la familia. El otro castigo vendrá del Cielo con grandes terremotos en varias naciones”

A EILEEN GEORGE, Worcester 1980

Relata una visión que tuvo sobre un grandioso terremoto, mientras se estaba dando la guerra. El vidente señala la guerra, con mayúsculas, no un pequeño combate aislado. Pero lean: “Yo vi edificios enormes que se derrumbaban. San Francisco desaparecerá. El terremoto empezará en el fondo del mar. Mi Padre dijo que las inundaciones serán terribles. No habrá nada que las pueda detener. Arrasarán edificios, calles, todo. La guerra estará en curso, lo que empeorará las cosas aún más”

A DAVID WILKERSON, USA 1973

“Los Estados Unidos van a experimentar, en un futuro no muy distante, el terremoto más trágico de su historia. Pronto, una día este país se tambaleará bajo el impacto del mayor relato noticioso de los tiempos modernos. Será el reportaje del más grande y desastroso terremoto de la historia…” “Otro sismo, probablemente en el Japón, puede preceder a éste que veo venir acá….” “Los hombres dirán que la naturaleza “está fuera de control”.

Extraños acontecimientos que tendrán lugar en la naturaleza desconcertarán a los científicos. Erupciones en la tierra, brumas de sangre y brumas lunares, señales extrañas en el cielo, tales como tormentas cósmicas; estos y otros eventos nunca vistos antes causarán la admiración de muchos. La bruma suspendida en el cosmos volverá roja la luna y causará períodos de oscuridad sobre la tierra, casi como si el sol se negara a brillar”.

A MATÍAS LASCHUT, Tzurzocka, Checoslovaquia 1958

“María le dijo que la humanidad vería en el futuro terribles inundaciones y otros desastres de la naturaleza. Que se producirían terremotos y deslaves de montañas. El viento tomará forma diabólica, símbolo del pecado, y aterrorizaría a la humanidad. Habrá truenos y noches heladas”

GEMA BEZANO, Italia, 1980:

“Y la humanidad quedará ciega hasta que la tierra empiece a vibrar bajo sus pies. ¡Cuántos terremotos habrá!”

A LEONOR MUÑOZ, España 1985

 “Mira, hija mía, vas a ver los océanos. Vas a ver parte de América. Vas a ver el globo del mundo. Ha llegado el tiempo de la purificación. Las almas no creen, las almas se ríen, las almas están cometiendo grandes pecados y grandes crímenes. El vaso de la Justicia Divina ha rebosado” “Los países de América serán castigados. Habrá un gran terremoto en México. Será espantoso. Después habrá un huracán terrible en New York. Si las almas no cambian será devastado todo New York. Después verás en el Japón. Luego será Chile, San Francisco. Muchos países de América serán castigados con este gran terremoto”

A FELISA SISTIAGA, Monte Umbe, España 1941

“Daré un Aviso, haré un milagro, lo verán todos, pero la humanidad, salvo una pequeña minoría, seguirá sin creer. Me he aparecido en muchos lugares de la tierra, pero son pocos los que creen”

A LA MADRE MARÍA AIELLO, Italia 1954

“Muchas señales nunca vistas, vendrán sobre el mundo para advertir a los hombres que la medida está colmada”

CONFRONTACIÓN MUNDIAL

Sobre este tema de la guerra en oriente medio, y las futuras consecuencias que se avecinan, conviene saber qué es lo que en realidad han dicho los profetas.

Así, la Venerable Magdalena Porsat, Lyón (Francia), tuvo desde 1811 a 1832 frecuentes revelaciones respecto al futuro del mundo y predijo siete crisis que precederán al triunfo final de la Madre de Dios.

Estas son: huracanes, inundaciones, enfermedades de plantas y animales, el cólera, guerras y revoluciones, una bancarrota internacional, una crisis general comercial y la crisis final. Se le revela, además, en concreto:

No habrá interrupción entre estas crisis, desde la crisis comercial hasta la crisis final. Habrá una perturbación general en todas las naciones. Todo el mundo estará en revolución tal como estuvo Francia en 1780. (La revolución Francesa) Pero después de esta tormenta vendrá la paz. La poderosa Virgen María volverá todas las cosas a su mejor estado. María vendrá con una legión de ángeles. Lucifer creerá que ha coaligado todas las cosas contra Dios. Pero María aplastará su cabeza y traerá la paz del cielo. La felicidad y la prosperidad volverán por la Inmaculada Virgen María.

 Por otro lado, tenemos otras revelaciones en 1750, profecía de Jasper, donde en concreto se dice:

Siento temores del lado de Oriente. Una guerra estallará de ese lado con tanta celeridad que, por la noche se dirá paz, paz, y no habrá paz, pues los enemigos estarán ya a la puerta y todo resonará de ruidos de guerra. No será una guerra de religión, pero todos los que creen en Jesucristo harán causa común. Un signo principal de la época en que estallará la guerra será la tibieza general en materia religiosa, y la corrupción de las costumbres en varios sitios.

En 1947, terminada ya la segunda Guerra Mundial, Ida Perleman, en Amsterdam (Holanda), tuvo la siguiente revelación:

La Señora me hace ver una guerra. Vendrá mucho más tarde. Es una guerra nueva, extraña. La Señora dice: “El mundo quedará partido como en dos. Fíjate bien y escucha: Oriente contra Occidente”. Y el mundo se me aparece y se parte en dos. Densas nubes sobre la Tierra. La Señora me muestra el globo. Señala el Oriente y dice: “Es de ahí de donde eso viene. Europa debe estar sobre aviso”

A la Madre María Aiellio, en Calabria (Italia), se le reveló en 1954 lo siguiente:

La hora terrible avanza sobre el mundo. Muchas naciones serán castigadas, especialmente Italia, por revoluciones sangrientas…

A RAY STANFORD, Texas USA 1972

El mundo, una vez más, sería dividido en dos mitades fuertemente armadas y violentas, comenzando con eventos y fuerzas causales enfocadas sobre lo que hoy se llama Israel.

 A EILEEN GEORGE, Worcester USA 1980

Habrá una tercera guerra mundial, que será iniciada por un hombre que usa el turbante de la fe, un musulmán. Éste será un anticristo puesto en la tierra por Lucifer. Sin embargo, habrá otro más poderoso que aparecerá en Siria, cuando se haya realizado su obra. Causará destrucción y dolor. Causará sufrimientos, lágrimas e iniciará una gran persecución a los cristianos. Será un gran soberano de Satanás.

El siguiente es un mensaje dado por Nuestra Señora a Christina Gallagher el 16 de Julio de 2001.

“hija Mía, ¡el mundo está en declive! La purificación del mundo ha empezado. Se intensificará más y más. Pronto el agua será no potable. El clima tendrá muchos cambios: de calor a frío a hielo: tormentas como el mundo no ha presenciado: huracanes, inundaciones, temblores incluso en países no esperados: avalanchas de lodo, desastres a través del mundo se incrementarán cuando la Mano de Mi Hijo cubra al mundo.”

Corto es su tiempo antes de que el mundo sea atraído a una conflagración bélica. La Justicia de Dios está a la mano y hay tantos de Mis hijos que están lejos de Mí, atraídos hacia la oscuridad con grandes engaños y pecados. Recen Conmigo en Mi Casa por Mis muchos hijos perdidos. Deseo atraer a muchos de Mis hijos a Mi Casa para que sean curados de alma. Reza Conmigo por tantos que dentro de la Iglesia de Dios no están en el verdadero Espíritu de Dios. Deseo que Mis hijos respondan a Mi llamado para su salvación. El mundo experimentará la Justicia de Dios y el Ajenjo (Comentario sobre la palabra ‘Ajenjo’ por el Dr. McGinnity: La estrella del Apocalipsis (8:11) llamada Ajenjo cae del cielo y convierte el agua en veneno. Es interesante resaltar que la palabra rusa para Ajenjo es Chernobyl)

Muchísimos experimentarán el piquete de la Langosta (se le mostró a Christina lo que Nuestra Señora hacía referencia) por lo que, eso que parece una langosta, pero no es de este mundo. ¡Oh, la calamidad que está por caer sobre el mundo y toda su gente! Mi Casa será el refugio para todos aquellos que he llamado. La Tercera Guerra Mundial está siendo permitida. ¡Cómo correrá la sangre y enrojecerá la tierra! Los llantos de hambre serán escuchados en los cielos.

El Vicario de Cristo ………………… Aquellos que buscan signos y maravillas en la falsedad del maligno lo seguirán y volverán la espalda a Dios y a la Vida Eterna. Luego sucederá Mi Triunfo, cuando Dios purifique la Tierra en Su Justicia. Caerá fuego del cielo; muchos caerán en tierra, sus cuerpos serán comidos por los pájaros salvajes -los que no sean consumidos por el fuego. La Iglesia de Dios ha entrado a su purificación, pues la Verdad de Dios está siendo sofocada y negada. Pero Dios dice “¡Ay de aquel que roba de la Verdad!” En Mi Casa estará la Verdad.

Será ratificada ante el mundo y toda tribulación, desastre y guerra, nada tocará Mi Casa o esta pequeña isla (Christina entendió que Nuestra Señora se refería a la pequeña isla de Achill) porque la mano de Dios está en ella. Ustedes que reciben la Verdad regresarán a la Verdad en Mi Casa y ayuda. Habrá señales que Dios permitirá para los débiles, para fortalecerlos en su viaje de preparación a la Justicia de Dios. Queda en paz, Mi hija. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

El Lunes 17 de Septiembre Nuestra Señora la habló a Christina en relación a Su mensaje del 16 de Julio del 2001 en relación a la tercera guerra mundial:

“Si mucha gente rezara mucho y ayuna, Dios puede cambiar los corazones”.

A TERESA MUSCO, MÍSTICA ITALIANA

Los mensajes que recibe Teresa hablan del gran castigo, la gran guerra, el tiempo de Satanás a partir de 1972.

Algunas Revelaciones

 20/05/1951

María le dice: “Teresa, hija de mi Corazón, aquí estoy para confiarte una cosa que deberás tener sólo para ti hasta que Yo quiera. VERÁS MUCHOS CAMBIOS EN LA IGLESIA. Serán pocos los cristianos que oren, muchas almas se van al infierno. Pudor, vergüenza ya no habrá para las mujeres: Satanás se viste de ellas para hacer caer a muchos Sacerdotes. Crisis comunes habrá en el mundo. Los Sacerdotes, Obispos, Cardenales están desorientados, tratan de aferrarse a la política para ayudarse, pero una vez más se equivocan.

El gobierno caerá, el Papa pasa horas de agonía, al final yo estaré para conducirlo al Paraíso. UNA GRAN GUERRA SUCEDERÁ. Habrá muchos muertos y heridos. Satanás grita su victoria y ese es el momento en que todos verán a mi Hijo aparecerse sobre las nubes y entonces juzgará a cuantos han pisoteado su Sangre inocente y divina. Y ENTONCES MI CORAZÓN TRIUNFARÁ. Ten para ti lo que te he dicho, hablarás cuando Yo te lo diga”

13/08/1951

Debes saber, hija mía, que Satanás reina en los más altos puestos. Cuando satanás llegue a la cima de la Iglesia, sepan que entonces logrará seducir a los espíritus de los grandes científicos y aquel será el momento en que ellos intervengan con armas potentísimas que hacen posible destruir a gran parte de la humanidad, y ni siquiera ahora lloran sus errores, porque la oración para muchos ya no existe, y entonces Dios Padre mostrará una vez más la potencia de su gran castigo, pero todavía no lo hará, espera que le pidan realmente perdón” “Desde 1972 comenzará el tiempo de satanás y el tiempo de las grandes pruebas. Hija, se trata de un momento muy delicado, los cardenales se opondrán a los cardenales, los obispos a los obispos; entre ellos no hay amor y muchos hijos predilectos se encuentran sin amor y son expulsados; no saben cómo conquistar las almas, pero no llegan a la oración

 07/10/1951

“Hija mía, están preparadas las tribulaciones que el Padre tiene dirigidas a Italia y sólo las almas que se ofrezcan como víctimas pueden tocar de lleno el corazón de Mi Hijo y del Padre. A PARTIR DE 1972 SE INICIARÁ EL TIEMPO DE SATANÁS, los Cardenales se opondrán a los Cardenales y los Obispos contra los Obispos. Te encuentras en medio de una generación muy difícil, en la cual se pretende EXPLICARLO TODO CIENTÍFICAMENTE y nadie piensa en dar un poco de calor, un poco de amor, inclusive para los más pobres”.

30/09/1951

María le dice: “Grandes flagelos están dirigidos sobre Italia y los conductores son los que centran la pena en el corazón de mi Hijo y del Padre. Se puede detener la ira sobre el mundo con vuestros sacrificios”. .. “que los sacerdotes no expongan a las tentaciones y a la desesperación a las almas elegidas por mí, ya que irán al fuego eterno. Muchas almas se pierden a causa de ustedes. Piensen en vuestro deber, porque un día llorarán. Piensen en fomentar, no en desalentar …”.

 03/01/1952

“Quiero decirte que el mundo está pervertido. Me he aparecido en Portugal y he dado mensajes pero ninguno me ha escuchado”.

“He hablado en Lourdes, en La Salette, pero pocos corazones duros se han ablandado. Quiero también decirte muchas cosas que afligen a mi Corazón. Te quiero hablar incluso del tercer secreto que diera a Lucía en Fátima, te debo decir que hace tiempo que ha sido leído (por las autoridades eclesiásticas) pero ninguno se pronunciará en público si no es elegido Paulo VI (aquí se adelanta proféticamente la subida del Papa Juan XXIII). Con el paso del tiempo, el Papa se encontrará con Lucía (Paulo VI elegido Papa se trasladó en viaje a Fátima y se encontró con Lucía en el año de 1967), pero este Papa pedirá oración y penitencia en todo el mundo y no se atreverá a hablar del secreto porque es espantoso”.

“El fuego y el humo descompondrán al mundo. Las aguas de los océanos se convertirán en fuego y vapor. Las espumas se elevarán anegando a Europa y todo se hundirá bajo la lava de fuego. Los pocos elegidos que vivan envidiarán a los muertos”

“Mi hija, ofrece tus sufrimientos por los sacerdotes, porque la mayoría no entiende cual es la voluntad de Dios. Los pocos que permanecieron fieles a mí, tienen tanto miedo a exponerse, y así seguir viviendo, hasta cuando mi Hijo lo decida”

“Mi casa está pasando un mal momento: a los que he mandado contra la oscuridad, han hecho mucho daño por su comodidad porque la comodidad daña directamente a la carne y pone en silencio el espíritu. Hija, reza por ellos que tanto lo necesitan!. Y si en tu vida tienen algún un día sin haber rezado por mis hijos amados, ese es un día perdido en su vida”

Jesús habla: “yo sangré por los sacerdotes, han dejado caer mi sangre y la de mi Madre Adoradísima. Me basta su fidelidad para hacer conocer a todos el designio divino.”

Habla la Virgen: “podrás ver cómo muchos sacerdotes, hijos predilectos de mi querido hijo, que niegan la presencia de él, muchos no quieren seguir. Sabes hija, que se necesitan muchas almas que se ofrezcan de víctimas por los sacerdotes. Muchos de ellos se oponen a sus obispos, y muchos ni siquiera admiten que se habían equivocado. Ofrece, sufre, reza por ellos.”

 31/08/1953

María le dice:

“Hija, cuántos pecados en el mundo! Mil veces crucifican a Mi Hijo en la cruz. El Padre está cansado y lleno de ira al ver que su hijo siempre traspasado y pisoteado por tantos hombres crueles. Mi hija, por favor haz penitencia porque la gente está corriendo rápido hacia un horrible precipicio. Habla con los pequeños y ora, porque las oraciones de los inocentes valen mucho más que las de las grandes personas. Sólo por la oración, se puede aplacar la ira de Dios. Y tu, con tus penas y las oraciones, puedes cambiar muchos corazones duros. Oren mucho, especialmente por mi Hijo y por mí, por los sacerdotes, predilectos de mi Hijo amado. Quiero un fervor vivo y verdadero en la oración, y no una cosa adquirida y de hábito, especialmente la plegaria ante Jesús en el Santísimo Sacramento.”

 23/07/1973

María le dice:

“Mi hija Teresa, sabemos que muchos sacerdotes, mis amados hijos y muy queridos por mí, oscurece la gloria y en honor de mi hijo …”¡Oh, pobres Hijos míos insensatos … Porque son ciegos …? Como se han dejado tomar por el diablo …? Una gran parte han llegado a la ceguera de no escuchar a Jesús o a mí, pero estoy dispuesta a aceptarlos en mis brazos, con el perdón de cada ofensa.”… pero no se me ha creado para servir a mi hijo? No me ha dado a todos Uds. a los pies de su cruz? … Y ahora ocultan la adoración de Jesús? … Mis pobres hijos, cuantos son insensatos, cuantos son ciegos!…

El demonio hace uso de sus propios niños: dad a conocer esto. Lo que yo necesito son sacerdotes humildes y valientes, dispuestos a ser sacrificados, burlados y pisoteados, sin temor a perder su vida, su sangre, para que a través de ellos pueda brillar en la Iglesia después de la gran purificación.”

“Muchos científicos inventan armas en que se puede destruir, en pocos momentos, gran parte de la humanidad … DIOS castigará a la humanidad con mayor severidad que lo hizo con el diluvio. Si todo sigue como ahora, y si la humanidad no se convierte, verán cómo los grandes y los poderosos, los pequeños y los débiles perecen juntos.” Aquí Teresa tiene una visión, le fue mostrada una sangrienta guerra que vendrá.

13/10/1973

María le dice: “Mi dolor es grande al ver que muchos de mis hijos predilectos le darán razón al diablo negando a Mi Hijo. Hija MIA, celebren misas con las partículas ya consagradas

10/10/1973

María le dice: “Estamos a punto de comenzar una nueva guerra en la tierra donde nació el Salvador, que es mi Hijo amado, y no se detendrá. Parece que habrá paz, pero no es cierto, porque a partir de ahí nacerá la Gran Guerra, y a partir de ahí viene el gran castigo del cielo y la tierra.”

02/11/1975

habla Jesús: “La guerra comenzada entre los pueblos no termina mas, hasta que se destruyan mutuamente. Me han rechazado a mi, expulsado de sus vidas: no me resta mas que esperar y ser un espectador para ver hasta qué punto llegan. La hora es grave, el grave peligro.”

14/02/1976

María le dice “Verás una gran revolución en mi casa: los comunistas al poder en mi casa, pero se producirá sólo cuando puedan actuar libremente, sin obstáculos, entonces habrá derramamiento de sangre inocente.” “En el vaticano están los comunistas al poder, esperando el tiempo y el momento adecuado Mi hija, te he escogido pobre y miserable porque tu me entiendes, el sabio y aprendido no puede comprender mi lenguaje, hasta que estén de rodillas con un corazón contrito”.

A BERTHA DUDDE, ALEMANIA 02.08.1944

Jesús: Signos del tiempo final – Batallas por la fe – Caos

No sería útil a la humanidad saber exactamente cuándo se producirá el cambio espiritual, porque saberlo con exactitud mermaría su libre albedrío, pues el hombre se vería obligado a cambiar su manera de vivir cuando ese tiempo estuviera cercano.

Pero no es la Voluntad de Dios que la gente sepa de antemano el día y la hora que Él disponga para el juicio; deben saber sólo que el fin está cerca y reconocerlo en los signos de la época. Sin embargo, cuando gente llena de fe pida iluminación a Dios, Él les dará respuestas que sean beneficiosas para la salvación de sus Almas. El tiempo final precede al último juicio.

En este corto tiempo habrá un breve periodo marcado por una lucha extraordinariamente fuerte a causa de la fe. Tan pronto como esta lucha se haga de manera abierta y no se actúe ya en secreto contra todo movimiento espiritual, cuando se promulguen leyes prohibiendo a los hombres todo esfuerzo espiritual, cuando ninguno de los mandamientos divinos sea respetado, cuando empiece la persecución contra todos los fieles y ellos ya no puedan apelar a la justicia, el tiempo final entrará en su última fase, y el juicio final podrá ser esperado cada día y cada hora.

Antes que se encienda esta batalla por la fe, la humanidad se encontrará en el caos espiritual y terrenal. Por doquier será manifiesta una regresión causada por gente dominada por Satán. Él se manifestará mediante la destrucción y la desolación terrenal, en reglamentaciones sin amor y en un modo de vida blasfemo; en revuelta y furia contra la fuerza gobernante y en tiranía brutal y restricción de la libertad, y en la violación del derecho y de la justicia.

Esto ocurrirá después de un descomunal terremoto causado por la Voluntad de Dios para acabar una gigantesca batalla entre naciones que no podrá ser terminada por voluntad humana. Este terremoto significará para la humanidad un profundo cambio de la manera de vivir a la que estaba acostumbrada la gente, una época de tremendas privaciones y de condiciones de vida difíciles.

Al principio, esta época parecerá realmente apropiada para la difusión de la Palabra divina, pero no promoverá el poder mundial de la Iglesia, porque la humanidad luchará intensamente por mejorar sus condiciones de vida terrenales, y estos esfuerzos serán opuestos al impulso espiritual, a la fe en un Poder que pide a la humanidad que asuma sus responsabilidades, y a los mandamientos divinos que postulan el Amor.

Por lo tanto, todo lo que estorbe la restauración del antiguo estilo de vida será combatido; razón por la que la batalla de la fe se dará muy cerca de la intervención de Dios, la cual conducirá los sucesos mundiales por otros caminos.

Los incidentes se seguirán en rápida sucesión, acelerados por la degradación espiritual de la humanidad, muy obvia y reconocible por las acciones sin amor de la gente y por el modo de pensar que testimoniará su más profunda corrupción y preparará acciones que pueden ser llamadas satánicas. Cuando esto suceda, vosotros los hombres también os daréis cuenta que han llegado los tiempos en los que puede esperarse la intervención de Dios; en los mismos acontecimientos del mundo verán las señales de ellos. Cuando vean lo que la humanidad es capaz de hacer, reconocerán que se ha alejado totalmente de Dios, y ello pondrá claramente de manifiesto que la raza humana no podrá esperar un nuevo despertar espiritual.

Aquellos hombres que sean leales a Dios se acercarán aún más a Él; ellos serán en verdad «Su Iglesia», que se mantendrá con miseria y sufrimiento; pero su número será pequeño. El mundo, sin embargo, niega a Dios y es hostil a todo lo que es de Dios y combate todo lo que es por Dios. Y esta miseria espiritual es un presagio del fin.

Así que estad atentos a los signos de los tiempos, observad la conducta de la humanidad, su apostasía de Dios y su inclinación al mundo. Si la gente está notoriamente bajo la influencia de Satán; si son adictos a él y hacen todo lo contrario a los mandamientos divinos; si ya nada es sagrado, ni la vida de sus semejantes, ni sus propiedades; si la mentira triunfa y la Verdad es atacada, entonces sepan que el fin esta cerca. Así serán capaces de dar testimonio de los sucesos que fueron profetizados, porque todo ello sucederá durante la vida de un hombre, quien de algún modo apresurará la desintegración, quien ama el principio destructivo, quien no es constructivo sino activo en la destrucción. Y con el fin de ese hombre llegará también el fin del mundo, es decir, el fin de esta Tierra en su forma presente, y el fin de los seres humanos que actualmente la habitan, quienes estarán separados de aquellos que pertenecen a Dios.

Ahora sabéis que sólo queda un tiempo corto, que no habrá más largos aplazamientos, que el fin es inminente. Y debéis estar preparados, vivir como si cada día fuera el último, porque no sabéis cuando seréis llamados al Reino del Más Allá ni si viviréis todavía para ver el fin de la Tierra. Si sois necesarios como combatientes por Dios durante el conflicto previo al fin, Dios guiará vuestro pensamiento y seréis capaces de reconocer cuando ha llegado el tiempo de la intervención de Dios a través de los poderes desatados de las fuerzas de la naturaleza, el tiempo de la batalla por la fe y el tiempo del Juicio Final. Dios desea que alertéis la atención de la humanidad; por consiguiente, Él iluminará también vuestro espíritu y guiará vuestro pensamiento para que podáis reconocer lo recto y proclamarlo y transmitirlo a vuestros semejantes ahora que lo habéis reconocido.

Amén.

A AMPARO CUEVAS El Escorial, España 1983

LA VIRGEN: Vendrán grandes calamidades sobre la Humanidad. Grandes terremotos; ciudades enteras quedarán destruidas. ¡Qué pena de almas! Muchos pastores de la Iglesia se han hecho asalariados. ¡Qué pena de almas! ¡Están al borde del abismo! Pagarán por todas las almas que arrastran al abismo. Hacen de la Iglesia guarida de ladrones y de pecado. ¡Cuántos anticristos hay entre los humanos, que quieren apoderarse de las almas! Muchos sacerdotes, por su mala vida, por su falta de piedad, arrastran muchas almas diariamente al fondo del abismo. Que hagan oración; que no se abandonen; que se arrepientan.

Que los quiero a todos, que todos son mis hijos, ¡que cambien sus vidas! ¡Cuánto me agradó la vida de santa Teresa!: sus oraciones constantes y su penitencia para la salvación de las almas. Pocos conventos viven la propia regla. Hay conventos que ofenden a Dios y viven en relajación. Algunos conventos no son casa de oración, sino casa de recreo. ¿Qué han hecho de sus reglas? Estad preparados, que en cualquier momento puede mandar Dios a sus ángeles, como el ladrón entra sin avisar. Pensad que para nosotros el alma es más importante que el cuerpo. Pensad que el Reino de Dios está muy cerca, y el Hijo de Dios vendrá en una nube para retribuir a cada uno según sus obras.

Rusia es el azote de toda la Humanidad; pedid que se convierta. Querrá destruir con artefactos atómicos la Humanidad. Rusia será el azote de la Humanidad; está preparando, hija mía, la guerra atómica; será una lucha en el aire; los ángeles de Dios con los enemigos de la Tierra Hijos míos, hijos míos, os quiero a todos con todo mi Corazón. No os abandonéis; pensad, hijos míos, que está próximo a venir el Hijo del Hombre, para juzgar a toda carne del género humano, hijos míos. El tiempo se aproxima y los hombres no dejan de ofender a Dios.

PROFECÍA DE SAN NILO

Después del 1900, hacia mediados del siglo 20, las personas de ese tiempo se volverán irreconocibles. Cuando el tiempo del advenimiento del Anticristo se acerca, las mentes de las personas crecerán en confusión por las pasiones carnales, y el deshonor y la injusticia se volverán más fuertes. Entonces el mundo será irreconocible.

La apariencia de las personas cambiará, y será imposible distinguir a los hombres de las mujeres debido a su inmodestia en el vestido y estilo de pelo. Estas personas serán crueles y serán como los animales salvajes debido a las tentaciones del Anticristo.

No habrá respeto por padres ni superiores, el amor desaparecerá, y los pastores cristianos, obispos, y sacerdotes se volverán hombres vanos, fallando completamente en distinguir el camino recto del errado. En ese momento, las morales y tradiciones de los Cristianos y de la Iglesia cambiarán.

Las personas abandonarán la modestia, y la dispersión reinará. La falsedad y la codicia alcanzarán grandes proporciones, y desgracias vendrán a aquéllos que amontonen tesoros.

Lujuria, adulterio, homosexualidad, hechos secretos y asesinatos gobernarán en la sociedad. En ese momento del futuro, debido al poder de tan grandes crímenes y libertinaje, se privarán las personas de la gracia del Espíritu Santo que recibieron en el Santo Bautismo e igualmente el remordimiento.

Las Iglesias de Dios serán privadas del temor de Dios y de pastores piadosos, y la desgracia vendrá a los cristianos que permanezcan en el mundo en ese momento; ellos perderán su fe completamente porque les faltará la oportunidad de ver la luz del conocimiento en ninguna persona.

Entonces se separarán del mundo e irán a santos refugios buscando aliviar sus sufrimientos espirituales, pero por todas partes encontrarán obstáculos y constreñimiento. Y todo esto resultará del hecho de que el Anticristo quiere ser Señor de todo y convertirse en gobernante del universo entero.

Producirá milagros y señales fantásticas. Dará también sabiduría depravada a un infeliz para que descubra una manera de que el hombre pueda mantener una conversación con alguien de un extremo de la tierra al otro. En aquel tiempo, los hombres también volarán a través del aire como los pájaros y descenderán al fondo del mar como los peces. Y cuando hayan logrado todo eso, estas personas infelices gastarán sus vidas en medio del confort sin saber, pobres almas, que esto es un engaño del Anticristo.

¡Y, el impío! así completará la ciencia con la vanidad que se saldrá del camino correcto y guiará a las personas a perder la fe en la existencia de Dios en tres hipóstasis.

Entonces el bondadoso Dios verá la caída de la raza humana y acortará los días por causa de esos pocos que serán salvados, porque el enemigo quiere incluso llevar al escogido a la tentación, si eso es posible… entonces la espada del castigo aparecerá de repente y matará a los pervertidores y a sus sirvientes.

Según las profecías de los profetas del Antiguo Testamento, de Nuestro Señor Jesucristo, de la Santísima Virgen María, de San Pablo, de San Agustín de Hipona, de Santa Brígida, Santa Hildelgarda de Bingen, Santo Tomás de Aquino, de San Vicente Ferrer, de Don Bosco, de San Nilo y del Padre Pío, etc. el reinado universal del gran perverso, del Anticristo, y la persecución a todo el que crea en el verdadero Dios, es algo que debe darse, está profetizado.

A  MARÍA DE AGREDA  

“Me fue revelado que a través de la intercesión de la madre de dios todas las herejías desaparecerán. La victoria sobre las herejías ha sido reservada por Cristo para su santísima madre. En los últimos tiempos, el señor quiere extender de una manera especial el renombre de su madre. María empezó la salvación, y por su intercesión se completará. Antes de la segunda venida de Cristo, María, más que nunca, debe brillar en misericordia, poderío, y gracia para traer a los incrédulos a la fe. El poder de María en los últimos tiempos será muy eminente.

Un inusual castigo a la raza humana tendrá lugar hacia el fin de los tiempos.”

MI REGRESO ES INMINENTE Y OS ESTOY DANDO CONSTANTES

SIGNOS PARA PREPARAOS

 Revelaciones de Jesús y María a Vassula Rydén 10.10.90

-La paz esté contigo, niña. Déjame utilizar tu mano. Soy Yo, tu Jesús. Es el Amor el que te habla, y te pide… -¡Oh, ven e invádeme! -¡Ah, Mi Vassula!, te llenaré… Escúchame y escribe este Mensaje para el mundo entero.

-La paz esté con vosotros. El Amor os está hablando. El Amor se os está ofreciendo y os está curando, incluso las heridas que parecían estar lejos de toda curación. El Amor está consolando a los que estáis abandonados. Mi Amor por vosotros es eterno y es sabido que soy constante en Mi afecto. Acercaos… Venid junto a Mí, mediante la oración con el corazón. Yo os ofrezco un lugar en Mi Escuela. Estoy ofreciendo la Sabiduría para enseñaros Mi Conocimiento. Benditos los que aceptan humildemente Mis Instrucciones y ponen Mis Palabras en su corazón. Escuchadme, Mis bienamados, dicen las Escrituras: “el lenguaje de Mi Cruz puede sonar ilógico para los que no se encuentran en camino de salvación, pero los que están en camino lo ven como el poder de Dios para salvar”

1 . Yo vengo a enseñaros este lenguaje. En Mi Escuela oiréis este lenguaje de Amor, y vosotros, los que queréis aprender, sed benditos, sed fuertes y felices. Aunque los obstáculos tienen que venir, no tengáis miedo, confiad en Mí; sin embargo, ¡ay del que los ponga, tendrá que responder ante Mí el Día del Juicio! Mi Regreso es inminente y os estoy dando constantes signos para prepararos.

El Amor está en la Senda del regreso, Yo estoy en Mi camino de vuelta a vosotros. Decidme, cuando un rey entra en una ciudad, ¿no se harán preparativos para recibirle? La ciudad entera será un alboroto, y el rey enviará delante de él a su elegido y a su corte imperial para preparar su camino y hacer rectas las sendas.

Él enviará a sus mensajeros para anunciar su venida, y les dirá que griten con voz fuerte: “Aquí está vuestro Rey, ¡viene vuestro Rey con el Corazón en Su Mano para ofrecéroslo a vosotros! La Misericordia se inclina desde el Cielo y, desde Su Trono, Él se ha apiadado de vosotros”. Por esto es por lo que envío delante de Mí, antes de Mi Regreso, al Arca de la Alianza, la Mujer de la Apocalipsis, la Segunda Eva, que aplastará la cabeza de la serpiente con su calcañar. Yo os estoy enviando delante de Mí a Mi Madre para abrir una vía espaciosa y la allane, en este desierto.

Yo os estoy enviando a la Reina y Puerta del Cielo, a preparar e instruir a todos los que todavía yacen en el polvo, para que avancen y hagan la paz Conmigo, vuestro Rey, antes de Mi Gran Regreso. Yo os envío a la Reina de la Paz, para que trille la tierra de un extremo al otro, y os recoja uno a uno. Yo os estoy enviando, antes de Mi Gran Regreso, a Mis siervos los profetas, para recordaros Mi Ley y quitaros de vuestros caminos de maldad para vivir en santidad, y para que os anuncien acontecimientos antes de que tengan lugar. Yo envío a Mis Ángeles para recordaros Mi Santidad, Mi Magnificencia y Mi Esplendor.

Yo envío a Mis portavoces para que griten y proclamen sobre los tejados de las casas las Bodas de Mi Espíritu Santo. No Me cansaré de llamaros para que os desposéis Conmigo. No Me desalentará vuestra hostilidad, ni vuestra aridez. Perseguiré vuestro corazón y, como el joven que se casa con una virgen, así se desposará contigo Aquél al que todo el tiempo heristeis, y Yo, en Mi Amor, os haré sustituir las Espinas que rodean Mi Corazón, por una Corona de flores. Como el novio llevando su corona nupcial así la llevaré Yo, pues esta corona será la Corona de Mi Victoria.

Éste será el premio de Mi Misericordia… Generación, te haré Mía. Te levantaré y te llevaré a cuestas como el novio lleva a la novia hasta sus aposentos. En Mi Amor perpetuo, te llevaré en Mi Sagrado Corazón y te haré Mía por toda la eternidad. Pronto, muy pronto, abriré los cielos y bajaré en pleno poder. Si comprendierais totalmente lo que quiero decir, no pasaríais el tiempo en el letargo, y Me estaríais orando continuamente, pues de repente, y tan veloz como el rayo, descenderé en llama de fuego devorador, y descubriré todo lo que habéis tenido oculto. Señalaré con la punta de Mi Dedo a los que Me habéis honrado sólo con servicio de labios, sin jamás servirme con el Lenguaje que Yo les había enseñado: el Lenguaje de Mi Cruz, el Lenguaje del Amor, el Lenguaje que os enseña cosas más allá de la comprensión humana. Os revelaré a los Caínes, cuyo lenguaje no es Mi Lenguaje, sino el de ricos mercaderes que comercian.

Rezad por estos Caínes, no los juzguéis, gastad vuestro tiempo en oraciones por ellos, no dejéis que resbale vuestra lengua. No seáis uno de esos que dicen a Mis videntes: “no tengáis visiones”, y a Mis profetas: “no profeticéis”.

Dejad que Mi Corte Imperial Me prepare el Camino. Nunca vino una profecía por iniciativa del hombre. Cuando Mis videntes y profetas hablan por Mí, lo hacen por la Gracia y por Mi Santo Espíritu que los llena, que los mueve y les abre la boca para repetir Mis Palabras. Seguiré recordándoos la Verdad por medio de Mis portavoces, incluso si ya la conocéis. Continuaré revelando Mis planes a Mis siervos los profetas, y en visiones mostraré Mi Magnificencia a Mis videntes.

Dejad libres a Mis almas elegidas y predilectas para que preparen el camino para Mí, vuestro Rey. Dejadles completar su testimonio.

Estoy enviando Mi Corte Celestial para profetizar el fin de los Tiempos en el desierto de vuestra era, para convertiros antes de que llegue Mi Gran Día. Daos cuenta que no desciendo por Misericordia únicamente, sino también para el Juicio. No les digo a Mis mensajeros que sólo llamen a los justos, sino que llamen también al injusto, al pobre, al cojo, a los desechos de vuestra sociedad, y a todo el mundo que encuentren por las calles, para que vengan y llenen Mi Escuela.

Quiero llamar a todos los que nunca Me han buscado ni Me conocían, para que vengan y prosperen en Mi Casa, porque éstos son los tiempos de Misericordia y de Gracia. Así es que dejad que los que os miren, contemplen atónitos vuestra transfiguración, dejad que se note en vuestros rostros y por el brillo de vuestro corazón, que habéis estado asistiendo a Mi Escuela, y que vosotros sois Mis alumnos y que Yo soy vuestro Maestro.

Dejad que vean en vuestros ojos el reflejo de todo lo que habéis sido testigos, y que vean en vuestro cuerpo las marcas de Mis Heridas. Y si alguno os preguntase cómo las habéis recibido, decidle que las recibisteis en la Casa de los amigos de vuestro Maestro, donde

Él primero las recibió… Después, levantad vuestra cruz y seguidme.

Yo, Jesucristo, Bienamado Hijo de Dios y Salvador, soplo Mi aliento sobre vosotros y os bendigo dejándoos el Suspiro de Mi Amor sobre vuestra frente. Id en paz y sed uno en Mi Nombre.

Mensaje de nuestra Madre Bendita.

-La paz sea contigo. Incienso de Dios, ten ánimo pues Yo estoy contigo. Estoy contigo y con Mis innumerables ángeles te rodeo para protegerte.

Yo desciendo con los santos para guiarte. Soy la Reina del Cielo, soy la Reina de la Paz, soy la Madre de tu Salvador. Soy la que precede la venida del Señor. Yo soy la que abrió una amplia vía para que descienda tu Redentor a la tierra, y hoy de nuevo el Altísimo Me está enviando para suavizar y nivelar una Senda para Su Regreso. Aunque Satán utilice a los hombres para retrasar Mi Trabajo y poner obstáculos en medio, no temas, el Señor es Todopoderoso y al final prevalecerán Nuestros Corazones; confía en Su enorme Fortaleza, porque Él puede levantar las montañas y fundir las rocas, nada puede detener Su Mano Poderosa.

¿Qué veis encima de vosotros? Mirad lo que el Señor está levantando sobre vuestras cabezas. Está levantando el Estandarte de Su Gran Amor y Misericordia. Él viene a restauraros con Sus caricias, a alimentaros con Sus delicias, a daros fragancia con Su delicado perfume de Mirra, Él viene a suavizar vuestras heridas con Su bálsamo de Ternura, Él viene a derramar Su aceite sobre ti, generación, y a ungirte. El Rey os introducirá en Sus Aposentos para consolaros y limpiar vuestras lágrimas.

Él os vigila como a las niñas de Sus Ojos. Y vosotros, ¿Le corresponderéis a Su Amor? Ofrecedle vuestro corazón y vuestra voluntad. Muchos de vosotros habéis olvidado los caminos de Dios, habéis ido a la deriva como llevados por la corriente de un lago, acabando en un estanque de letargo. Polucionados por el materialismo, vuestro curso cambió de dirección y, de la Santidad y de la Senda recta, ¡os han conducido justo dentro de las redes del diablo y de la boca del león! No habéis seguido las marcas de la Sangre Preciosa que dejó Jesús tras Él, como un indicador para que le siguierais.

No, vosotros habéis seguido las direcciones polucionadas que Satán ha montado para vosotros; direcciones que conducen todas al desierto, donde no habrá nadie que cure vuestras llagas, ni nadie que os consuele, y donde moriréis. Tu generación no supo apreciar el gran Amor de Dios, esto es por lo que vuestras tierras han sido incendiadas por el egoísmo, por el ateísmo y por la furia de Satán; y todavía hasta este día su mano está alzada para golpearos y prender fuego a todas las naciones. Por vuestro ateísmo y perversidad os habéis envuelto vosotros mismos en el sudario de muerte, vosotros habéis envuelto a vuestros seres queridos en una nube de pedernal.

Yo os llamo en angustia a todos desde arriba, para que hagáis las paces con Dios, para que os reconciliéis con vuestras familias. Cuando venís a orar en peregrinación, ¿venís con un corazón limpio? ¿habéis dejado de hacer el mal? ¿estáis en paz con vuestro prójimo? ¿os habéis confesado y arrepentido verdaderamente de vuestros pecados? ¿habéis bendecido a vuestros enemigos y los habéis perdonado? ¿habéis devuelto amor por mal? ¿estáis preparados de verdad para encontraros con el Señor con las manos llenas de obras buenas?. Bendecid a los que os persiguen, y rezad por ellos, no los juzguéis, seguid orando, pues ¿de qué os sirven las ofrendas si vuestro corazón no perdona y guarda rencor?

Entonces, ¿dónde está vuestra santidad? Purificaos y vivid en la Luz de Dios y en el Amor de Dios. Sed testigos verdaderos del Evangelio, mediante el calor y el brillo de vuestros corazones. Sed testigos de Jesús llevando con Él Su Cruz. Sed testigos de la Iglesia siendo constantes en vuestra fe y estando unidos al Vicario de Cristo. No dejéis que resbale vuestra lengua. Sed perfectos como el Señor es perfecto. Mostrad que realmente sois los primeros frutos del Gran Amor de Dios. Dejad que todo ojo sea testigo de vuestra buena conducta y sepa que se debe a que sois hijos del Altísimo.

Dejad que las marcas de Sus Cinco Llagas se noten también en vuestro cuerpo. Dejad que éstas sean el Signo que muestre que sois Sus alumnos y Yo vuestra Divina Maestra. Vivid Nuestros Mensajes y sed como granos para esparcirlos. Dejad que vuestro grito de amor vaya por toda la tierra y hasta los confines del mundo. Yo os bendigo a cada uno de vosotros, y os agradezco el que Me hayáis concedido vuestro tiempo. Id en paz.

LO QUE ES EL TRIUNFO DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

En el año de 1884 se dio la aterradora visión del Papa León XIII. El episodio, relatado por el padre Domingo Pechenino, puede ser leído en “Ephemerides Liturgicae”, Nº 69 (1955), pp. 58-59.

En el día 13 de octubre – cuenta él – el Santo Padre, terminada la Misa, estaba asistiendo a otra en acción de gracias, como era su costumbre. De súbito se vio con la cabeza erguida enérgicamente, fijándose en un punto encima del celebrante. Miraba sin pestañar, con una expresión de terror y asombro que llegó a hacerlo cambiar de color.

Algo extraño se dibujaba ante sus ojos. Por fin, como volviendo en sí, el se levanta y se encamina hacia el gabinete. Los presentes lo acompañan ansiosos. “¿Santo Padre, no se está sintiendo bien? ¿Necesita alguna cosa?

Le preguntaron. “¡No, nada!” Cierra la puerta por dentro. Media hora después, manda venir al Secretario de la Congregación de los Ritos y le entrega una hoja, pidiéndole que la mande a imprimir y haga llegar a los Obispos del mundo entero.

¿Lo qué contendría aquella hoja? Una Oración para ser recitada al final de la Misa, decía: “San Miguel Arcángel, protégenos en el combate, defiéndenos con vuestro escudo contra las acechanzas e insidias del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes; y Tú Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno, con el Divino Poder, a Satanás y a todos los espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén” Más tarde, el propio Papa contaría como todo sucedió. Durante la Misa tuvo una visión en la que oía la voz profunda y gutural de Satanás, jactándose delante de Dios:

  • Yo puedo destruir la Iglesia y arrastrar a toda la humanidad para el infierno (…) Pero para esto necesito de más tiempo y más poder. ¿Cuánto tiempo y cuánto poder? – le preguntó una voz dulce. La voz gutural respondió: – De 75 a 100 años, y más poder sobre los que se ponen a mi servicio.

¡Pues tienes ese tiempo! Replicó la voz suave. Cuatro años después, León XIII parecía tener todavía viva delante de los ojos esta escena, cuando escribía en su Motu Proprio del 23 de septiembre de 1888. “Satanás vaga por la tierra (…) y con su soplo pestilente de impureza y de los vicios más infames, lanza el veneno de su perfidia como un río de lodo sobre la humanidad” Su preocupación con el espíritu del mal vuelve a manifestarse de tanto en tanto: “Una de las mayores necesidades de la Iglesia es la defensa contra el demonio – realidad terrible, misteriosa, asombrosa, el tentador por excelencia, el enemigo oculto que siembra errores y desgracias en la historia humana. Con el demonio, el mal deja de ser mera deficiencia para transformarse en eficiencia, en un ser vivo, espiritual, pervertido y pervertidor”. La Oración a San Miguel Arcángel, prescrita por el Papa, continuó siendo rezada durante el resto del siglo XX, hasta el 26 de septiembre de 1964, cuando la Constitución Conciliar sobre la Liturgia decretó: “No se dirán más las Oraciones Leoninas después de la Misa” Y fue justamente después de suprimir esas oraciones –comenta Cámpora- que “el humo de Satanás entró en la Iglesia por todas las rendijas”, desencadenando el mal, el aturdimiento la aberración. (Palabras del Papa Pablo VI en 1972), demostrando su preocupación con la “onda de profanidad, desacralización y secularización” que invadió la Iglesia justo después del Concilio Vaticano II, amenazando “confundir y ahogar el sentido religioso e incluso hacerlo desaparecer” Todo eso el Papa atribuía al “humo de Satanás que penetró en el templo de Dios”.

Por lo tanto, lo que la visión de León XIII nos muestra es que se inició una batalla, una lucha entre Dios y el Demonio, que lo desafió. Ahora, toda batalla, toda guerra cuenta siempre con dos lados, y al final, uno deberá salir victorioso y el otro derrotado, esto es una consecuencia lógica! Por lo tanto, lo que Nuestra Señora nos quiere avisar, cuando alude al Triunfo de Su Inmaculado Corazón es que Ella (que Dios Le encargó juntamente con San Miguel Arcángel vencer esta guerra) será la vencedora, y que esta guerra, iniciada en el tiempo de la visión del Papa León XIII, se encamina ya para su final.

Por lo tanto, quien dice: “que este asunto del Triunfo del Inmaculado Corazón de María no existe”, va contra la visión de uno de los mayores Papas de la Historia de Nuestra Iglesia. El Triunfo de Nuestra Señora, es la intervención de Dios en la humanidad. Es la Victoria de Nuestra Señora sobre todo el mal, es el tiempo de Paz prometido por Dios en Sus Sagradas Escrituras (…) y confirmado por Nuestra Señora en Sus Mensajes.

En Sus Apariciones en Fátima (Portugal) a los tres pastorcitos: Francisco, Jacinta y Lucía, Nuestra Señora les dijo: “(…) por fin Mi Inmaculado Corazón Triunfará” En La Salette, Francia, Nuestra Señora termina Su Mensaje diciendo:

“He aquí el tiempo se abre al abismo. He aquí el rey de las tinieblas. He aquí la bestia con sus súbditos diciéndose el salvador del mundo. Elevándose con soberbia por los aires para subir hasta el cielo; será precipitado por el soplo de San Miguel Arcángel. Caerá y la Tierra que estaba tres días en continuas evoluciones, abrirá su seno, lleno de fuego, y él será precipitado para siempre con todos sus súbditos a los abismos del infierno. Entonces el agua y el fuego purificarán la tierra y la consumirán todas las obras de orgullo de los hombres y todo será renovado; Dios será servido y glorificado”.

En Sus Apariciones en Jacareí, Nuestra Señora ha hablado varias veces sobre el Triunfo. En el día 07/02/99, Nuestra Señora dijo en Su Mensaje: “¡Mi Triunfo es inminente y será total en la faz de la Tierra! Satanás está con sus días contados, por eso él actúa tanto en el mundo, pero su tiempo llega al fin y ¡será Mi Mayor Victoria sobre todo el mal en el mundo! ¡Con el retorno de la Paz, de la alegría y de la Unión entre los pueblos!

YO SOY EL SEÑOR SU DIOS. Mensaje de Jesús a Vássula Rydén

Yo Soy Soberano y estoy por encima de todo. Yo Soy Aquel que los ha creado. Yo Soy un Dios sin rival. Yo Soy El Santo de los Santos.

Incontables ángeles de cada orden caen postrados ante Mi Presencia, adorándome sin cesar. ¿A quién Me pueden comparar? Todo el Cielo alaba Mi Esplendor a todo lo largo del día. Yo estoy entronizado en los Querubines. Estoy Revestido de Majestad y de Poder. Yo Soy El Verbo, La Verdadera Luz.

Sin embargo, en toda Mi Soberanía, en toda Mi Majestad, Yo, por una Gran Piedad, desciendo y Me inclino hasta alcanzarlos. Yo vengo a ustedes, una nación tan altamente favorecida. Yo vengo a ustedes, bienamados. Ante ustedes Yo Me presento Descalzo y como un Mendigo, con Mi Mano Extendida hacia ustedes. Yo les mendigo el Amor, la Paz y la Unidad.  ¿Escucharán Mi Clamor?

Yo estoy Herido hasta llegar a ser Irreconocible. Mis Heridas son multiplicadas continuamente por los perjurios, por la iniquidad, y por una gran atracción por el pecado. ¿Por cuánto tiempo más continuará siendo Mi Creación atea y malvada? Yo les estoy preguntando a aquellos que desafían Mis Mandamientos: “¿Qué harán el Día del Castigo? ¿A quién acudirán por ayuda? ¿Dónde dejarán sus riquezas?”. 1

Por Mi Infinita Misericordia y Mi Gran Piedad, Yo he llenado los Cielos de Prodigios. Yo estoy derramando sin cesar Mi Espíritu sobre toda la humanidad. Estoy dando visiones a sus jóvenes, estoy derramando sobre ustedes Señales y Gracias. ¿Ves? Yo he abierto Mis Reservas Celestiales para esta generación hambrienta. Ustedes comerán hasta satisfacer su corazón, comerán hasta saciarse.

Las Escrituras se están cumpliendo. Yo les estoy dando las Señales del Fin de los Tiempos y, sin embargo, muchos de los Míos se niegan a reconocer estas Señales… ¿Cómo es que ustedes no pueden reconocer los Tiempos?

Pero ahora, aunque la mayoría de Mis hijos Me han vuelto sus espaldas, aunque Me han abandonado, Yo, con un Amor Eterno, sin jamás cansarme, los seguiré. Nunca dejaré de llamar, repetidamente, a cada uno. Regresen a Mí con todo su corazón. Ayunen y arrepiéntanse. Ábranme sus corazones y Yo los sanaré. Vuélvanse a Mí, su Padre, y tiernamente, como un padre tratando a sus hijos, Yo trataré a aquellos que se arrepientan y que regresen a Mí. Porque soy El Más Tierno con los débiles y El Más Compasivo con los miserables. Yo estoy Lleno de Piedad y Soy Rico en Bondad.

OH almas bienamadas, escuchen Mi Clamor desde lo Alto: “Llenen sus corazones de Mi Amor Divino”. Llenen sus corazones y aprendan a perdonarse unos a otros. ¡No se juzguen unos a otros! Al perdonarse el uno al otro empezarán a entrar en la Senda de la Unidad. Al no juzgar a su prójimo, serán llamados Verdaderamente Míos. Permítanme a Mí, su Dios, que Me regocije en ustedes, Mis ovejas.

Yo les estoy ofreciendo Mi Paz. Tomen Mi Paz y compártanla con otros. Tomen Mi Amor y dejen que los rodee como guirnalda de flores.  Hijos de Mi Corazón, cómo temo decirles esto, pero debo mantenerlos en la Verdad. A pesar de Mis súplicas a ustedes, a pesar de todas Mis Advertencias, muchos continuarán pecando. Se están dirigiendo a la ruina de su alma.

Están viviendo en una era de rebelión y se ha dicho que en sus días, ‘esa gente despreciará la religión y se burlará de la Promesa’. Esta gente de corazón endurecido, se negará a escuchar. Ustedes están viviendo en los últimos días antes del Día de la Purificación. Estén conscientes día y noche, nunca dejen de orar. Les digo, solemnemente, que los Días de la Purificación ya están al alcance de la mano.

Yo los amo a todos con un Amor Eterno y a causa de este Amor Infinito, desciendo en varias partes de esta Tierra para advertirles. No Me mal interpreten tomando estas advertencias como amenazas. Yo Soy Santo, y deseo que ustedes, que están modelados a Mi Imagen, vivan santamente. Desde el principio de los tiempos, Yo he suscitado santos y profetas, para recordarles que Yo Soy Santo. Los he preparado a todos para este Día, este Día de Mi Purificación, donde Mi Espíritu de Fuego, será precipitado sobre ustedes y lavará toda maldad. Mi Espíritu de Fuego lavará todo lo que no es santo. Estén preparados para este Día y escuchen Mi Clamor, escuchen Mi Súplica. Que el sabio comprenda estas Palabras:

Vuelvan a Mí, regresen, Yo Soy su Refugio. Reconozcan las Señales. ¡Reconozcan esas Señales del Fin de los Tiempos! No cierren sus oídos, no cierren sus ojos. Reconozcan los Tiempos… Recuerden que Yo, El Señor, Soy su Refugio.  Bienamadas almas, sean firmes. Los bendigo a cada uno de ustedes. Yo bendigo a sus seres queridos.

Revelaciones de Nuestro Señor a Bertha Dudde – Alemania 02.08.1944

Signos del tiempo final – Batallas por la fe – Caos

No sería útil a la humanidad saber exactamente cuándo se producirá el cambio espiritual, porque saberlo con exactitud mermaría su libre albedrío, pues el hombre se vería obligado a cambiar su manera de vivir cuando ese tiempo estuviera cercano.

Pero no es la Voluntad de Dios que la gente sepa de antemano el día y la hora que Él disponga para el juicio; deben saber sólo que el fin está cerca y reconocerlo en los signos de la época. Sin embargo, cuando gente llena de fe pida iluminación a Dios, Él les dará respuestas que sean beneficiosas para la salvación de sus Almas.

El tiempo final precede al último juicio. En este corto tiempo habrá un breve periodo marcado por una lucha extraordinariamente fuerte a causa de la fe. Tan pronto como esta lucha se haga de manera abierta y no se actúe ya en secreto contra todo movimiento espiritual, cuando se promulguen leyes prohibiendo a los hombres todo esfuerzo espiritual, cuando ninguno de los mandamientos divinos sea respetado, cuando empiece la persecución contra todos los fieles y ellos ya no puedan apelar a la justicia, el tiempo final entrará en su última fase, y el juicio final podrá ser esperado cada día y cada hora. Antes que se encienda esta batalla por la fe, la humanidad se encontrará en el caos espiritual y terrenal.

Por doquier será manifiesta una regresión causada por gente dominada por Satán. Él se manifestará mediante la destrucción y la desolación terrenal, en reglamentaciones sin amor y en un modo de vida blasfemo; en revuelta y furia contra la fuerza gobernante y en tiranía brutal y restricción de la libertad, y en la violación del derecho y de la justicia. Esto ocurrirá después de un descomunal terremoto causado por la Voluntad de Dios para acabar una gigantesca batalla entre naciones que no podrá ser terminada por voluntad humana. Este terremoto significará para la humanidad un profundo cambio de la manera de vivir a la que estaba acostumbrada la gente, una época de tremendas privaciones y de condiciones de vida difíciles.

Al principio, esta época parecerá realmente apropiada para la difusión de la Palabra divina, pero no promoverá el poder mundial de la Iglesia, porque la humanidad luchará intensamente por mejorar sus condiciones de vida terrenales, y estos esfuerzos serán opuestos al impulso espiritual, a la fe en un Poder que pide a la humanidad que asuma sus responsabilidades, y a los mandamientos divinos que postulan el Amor. Por lo tanto, todo lo que estorbe la restauración del antiguo estilo de vida será combatido; razón por la que la batalla de la fe se dará muy cerca de la intervención de Dios, la cual conducirá los sucesos mundiales por otros caminos.

Los incidentes se seguirán en rápida sucesión, acelerados por la degradación espiritual de la humanidad, muy obvia y reconocible por las acciones sin amor de la gente y por el modo de pensar que testimoniará su más profunda corrupción y preparará acciones que pueden ser llamadas satánicas. Cuando esto suceda, vosotros los hombres también os daréis cuenta que han llegado los tiempos en los que puede esperarse la intervención de Dios; en los mismos acontecimientos del mundo verán las señales de ellos. Cuando vean lo que la humanidad es capaz de hacer, reconocerán que se ha alejado totalmente de Dios, y ello pondrá claramente de manifiesto que la raza humana no podrá esperar un nuevo despertar espiritual. Aquellos hombres que sean leales a Dios se acercarán aún más a Él; ellos serán en verdad «Su Iglesia», que se mantendrá con miseria y sufrimiento; pero su número será pequeño.

El mundo, sin embargo, niega a Dios y es hostil a todo lo que es de Dios y combate todo lo que es por Dios. Y esta miseria espiritual es un presagio del fin. Así que estad atentos a los signos de los tiempos, observad la conducta de la humanidad, su apostasía de Dios y su inclinación al mundo. Si la gente está notoriamente bajo la influencia de Satán; si son adictos a él y hacen todo lo contrario a los mandamientos divinos; si ya nada es sagrado, ni la vida de sus semejantes, ni sus propiedades; si la mentira triunfa y la Verdad es atacada, entonces sepan que el fin esta cerca. Así serán capaces de dar testimonio de los sucesos que fueron profetizados, porque todo ello sucederá durante la vida de un hombre, quien de algún modo apresurará la desintegración, quien ama el principio destructivo, quien no es constructivo sino activo en la destrucción.

Y con el fin de ese hombre llegará también el fin del mundo, es decir, el fin de esta Tierra en su forma presente, y el fin de los seres humanos que actualmente la habitan, quienes estarán separados de aquellos que pertenecen a Dios. Ahora sabéis que sólo queda un tiempo corto, que no habrá más largos aplazamientos, que el fin es inminente. Y debéis estar preparados, vivir como si cada día fuera el último, porque no sabéis cuando seréis llamados al Reino del Más Allá ni si viviréis todavía para ver el fin de la Tierra.

Si sois necesarios como combatientes por Dios durante el conflicto previo al fin, Dios guiará vuestro pensamiento y seréis capaces de reconocer cuando ha llegado el tiempo de la intervención de Dios a través de los poderes desatados de las fuerzas de la naturaleza, el tiempo de la batalla por la fe y el tiempo del Juicio Final.

Dios desea que alertéis la atención de la humanidad; por consiguiente, Él iluminará también vuestro espíritu y guiará vuestro pensamiento para que podáis reconocer lo recto y proclamarlo y transmitirlo a vuestros semejantes ahora que lo habéis reconocido.

Amén.

MENSAJE DE JESÚS DE NAZARET

Dado en Talavera, España a José Luis M. G

El  día 12 de Mayo,  de 2004;  1ª parte (Mensaje privado con orden a hacerse público.)

El Maestro:

Ave María Purísima.

Mi Paz es contigo, hijo mío.

No hay peor sordo que el que no quiere oír. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Dejé un mensaje de amor, y el odio es la moneda corriente.  Dejé un mensaje de luz, y se hunden en oscuras prácticas. Dejé un mensaje de paz, y no dejan de hacer guerras.

Hablé de “comunión”, fraternidad y amor al prójimo, y no hacen nada más que generar divisiones y discriminaciones. Dejé mi mensaje, que es universal, e inventaron religiones, instituciones, jerarquías y sectas. Les enseñé a compartir el pan, y permiten con su egoísmo que mueran millones de mis hijos de hambre. Vuestros sacerdotes y guías se han corrompido por la vanidad y el peor de los orgullos, que es el  “orgullo espiritual”.  Comercian con mi nombre, y el de mi amada Madre, y se erigen en “dueños y administradores” de la verdad.

En el colmo de su delirio, además mienten, y arrastran con sus mentiras a miles de desprevenidos, al error y a la condenación. ¿Qué ocurre con vosotros?.

¿Por qué vosotros, los que habéis recibido la enseñanza y el mensaje, no lo estáis defendiendo?  ¡No permitáis que se siga falseando y ensuciando mi mensaje, y mi Santo Nombre!. Es muy grande el dolor del Padre, por el triste destino de las tres cuartas partes de la humanidad.

Humanidad que tuvo la posibilidad de elegir, y en su gran mayoría ya lo hizo Es grande mi dolor también porque observo cómo se echó a perder una hermosa oportunidad para evolucionar hacia el UNO SANTO.

No hace falta ser sabio para darse cuenta de que su humanidad, y su planeta,  se encuentran absolutamente descompaginados, desordenados y caóticos en todos los órdenes. Tanto es así, que resulta poco probable poder continuar con el Plan de Redención, (1) tal como se había afrontado primordialmente.   “Amad a Dios Padre y reclamad su misericordia para atenuar los efectos de todos los padecimientos y catástrofes que se avecinan.”

No dejéis de orar y meditar en mi Santo Nombre. Producid luz,  armonía y amor. Deponed odios, rencores y agresividad.

Perdonad todo lo que tengáis que perdonar, ¡YA!. Evitad riñas, peleas, discusiones. ¡No hay tiempo para esas simplezas!.

Difundid el plan, (1) mi Mensaje y el de mi Madre.

¡Hablad!.  Llegó el momento de hablar. Y no temáis, porque os acompañará siempre el Espíritu Santo y su fuerza luminosa.

Evitad divisiones y no permanezcáis en lugares que las fomenten.  Decid “si” o “no”, pero siempre la verdad.  No engañéis ni os engañéis.

Recordad mi paso por el mundo: ni tan siquiera el manto me dejaron.  Os pido con todo mi amor pero también con  toda mi autoridad y energía, que hagáis todo lo que esté a vuestro alcance para que mi mensaje  y todas las enseñanzas que recibisteis a través de mis huestes angélicas, lleguen y se comprendan tal cual fueron dadas.

Yo no ordené generar ninguna de las divisiones en las que hoy os encontráis inmersos.  ¡Dios Padre existe!. ¡Yo existo!.

¡Vosotros existís!. Es el milagro de la vida, y todo lo que atenta directa o indirectamente contra la vida, no es de la luz, no es del amor, no es de Dios.

¡No abandonéis, no retrocedáis en vuestra Fe ahora!. Es necesario llegar hasta el final.  Cumplimentar todas las etapas y llegaremos juntos. Yo prometí no abandonaros y no lo haré, pero vosotros debéis ser fieles hasta el fin.

Es incierto el futuro del mundo, pero no temáis, ya que vosotros no sois del mundo.  Vuestras Misión desde aquí, hasta el día de Gloria:

“Difundir mi mensaje de Amor, despertar conciencias, ayudar a todos aquellos que lo pidan, comprender a los que no os comprendan”.

Estoy y estaré siempre con vosotros, y cuando regrese, vosotros lo sabréis inmediatamente en vuestro corazón.  Os aclaro una vez más:

“Mis ángeles no secuestran, no experimentan, no intercambian tecnología ni agreden de ninguna forma,  porque os aman como a sí mismos. Yo soy su Maestro, su líder y su guía; por lo tanto, nunca permitiría ningún tipo de agresión.”

Estad atentos, no saturéis vuestras mentes, y permitid que vuestro corazón sea el que os guíe ahora más que nunca. Pronto, grandes líderes espirituales caerán también en la confusión creada por el líder de las tinieblas. ¡Cuidado!. Sólo seguid mi mensaje. “El Cielo y la Tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”; recordad.

Que el temor no os paralice. Vosotros estáis y estaréis protegidos. ¡No lo dudéis!.   Invocad siempre mi Santo Nombre,  e implorad nuestra ayuda, que os la daremos.  No se os olvide meditar y orar en toda circunstancia. Pedid la asistencia de mi amada Madre, y cubríos permanentemente con mi luz de protección.

“Lo que se avecina será un parto más que difícil, pero si perseveráis, la felicidad que sobrevendrá luego, os confortará.

Manteneos unidos en el amor. Que nada ni nadie os aparte del amor de Dios. Yo estoy y estaré siempre con vosotros.”

Haz que esta palabra permanezca viva, hijo mío, y trata de enarbolar la fé que los hombres están perdiendo.

Paz a ti, hijo mío.

El día 8 de Junio,  de 2004;  2ª parte (Mensaje privado con orden a hacerse público.)

El Maestro:

Ave María Purísima.  Mi Paz es contigo, hijo mío.

¿Por qué motivo están ciegos?. ¿Por qué están pidiendo señales?. ¡Hombres de poca fe!. ¿Es que acaso no ven las señales que ocurren delante de sus ojos?. ¿Por qué motivo están sordos?. ¿Qué esperan que les digan?.  ¿Es que no escuchan las referencias que confirman diariamente lo que Yo ya les había predicho?. ¡Hombres, hombres ciegos, sordos y necios!. ¡Tienen piedras en sus pechos en lugar de corazones!.

¡Convertíos ya!. ¡Volved al redil ahora!. Mañana ya será tarde, hijos. ¿En verdad sois mis hijos? Si lo sois, debéis dejar de lado todo tipo de duda, y ponerse a trabajar.  ¡Ya!. No podéis bajar los brazos, no debéis desconfiar.

¡Venid a Mí!.  Venid a Mí sin dilaciones, venid a Mí con absoluta confianza:  Si permanecéis en Mí, nada os perturbará y no seréis presa de la confusión generalizada. La luz muestra las cosas tal como son.

La oscuridad, oculta, miente, confunde.  Debéis entregaros al Padre, que es todo amor. Pedir su intervención, pedir mi acción e intercesión para vosotros.  No hay tiempo para dilaciones o distracciones.

Orad, meditad, elevad el pensamiento, haced como sabéis o como podáis, pero ofrecedme totalmente vuestro corazón. No temáis, no dudéis.  Si Dios está con vosotros, ¿quién contra vosotros?

Yo ya vuelvo. Regreso para recoger mi cosecha. Preparaos. Comenzad a distanciaros de las cosas o de las situaciones que generan desarmonía.

¡Cuidado!. Sed astutos.  El plan de distracción instalado en el mundo, es obra de Satán.  No temáis. Yo he vencido al mundo. Si permanecéis en Mí, vosotros también venceréis al mundo.

Difundid mis Mensajes, difundid mi Palabra, difundid el Plan de Redención.  Vosotros debéis ser la sal de la Tierra, la Luz del Mundo, vosotros, mis hijos.   Reaccionad, poned vuestros tesoros en el Cielo y no en la tierra.

Incrementad, desarrollad y entregad vuestros dones, que para eso son, para ser entregados. Recordad que no se coloca una lámpara debajo de la mesa, sino que se la ubica en el punto más alto para que ilumine a todos.

“Los que más cerca estáis, y seguís mis palabras sin dilación, seréis atacados, perseguidos y odiados por causa de mi Nombre. Pero alegraos cuando esto ocurra, porque también así trataron a los profetas, y hoy ellos comparten mi Gloria.”

Hoy os ordeno salir. Os ordeno como Hijo de Dios, que rompáis cadenas, que derribéis las paredes del miedo. Desatad los nudos de las dudas, perforad los cascarones de la obnubilación, y quitaos una a una las caretas de la figuración, de la conveniencia y de la comodidad.

¿Habéis decidido seguirme?. Pues, ¡hacedlo, y pronto!. Os necesito.  Nutríos de mi fortaleza de amor. ¡Orad, orad, orad!. ¡No flaqueéis!. ¡Resistid, ya falta poco!.

Yo estaré con vosotros hasta el fin de los tiempos.

Yo os hablo desde mi cruz a vuestra soledad:

A vosotros, que tantas veces me mirasteis sin verme y me oísteis sin escucharme.

A vosotros, que tantas veces prometisteis seguirme de cerca, y sin saber porqué os distanciasteis de las huellas que dejé en el mundo para que no os perdierais.

A vosotros, que no siempre creéis que estoy con vosotros, que buscáis sin hallarme y a veces perdéis la fe en encontrarme.

A vosotros que a veces pensáis que soy solo un recuerdo, y no comprendéis que estoy vivo: “Yo soy el principio y el fin, soy el camino para no desviaros, la verdad para que no os equivoquéis, y la vida para que no muráis”.

Mi tema preferido es el amor, que fue mi razón para vivir y para morir. Yo fui libre hasta el fin, tuve un ideal claro, y lo defendí con mi sangre para salvaros.

Fuí Maestro y servidor, soy sensible a la amistad, y hace tiempo que espero que me regaléis la vuestra. Nadie como Yo conoce vuestra alma, vuestros pensamientos, vuestros procederes, y sé muy bien lo que valéis.

“Sé que quizás vuestras vidas parezcan pobres a los ojos del mundo.  Pero Yo sé que tenéis mucho que dar, y estoy seguro que dentro de vuestros corazones hay un tesoro escondido. Conoceos a vosotros mismos, y me haréis un lugar a Mí.”

¡Si supierais cuánto hace que golpeo las puertas de vuestros corazones y no recibo respuesta! A veces a Mí también me duele que me ignoréis y me condenéis como Pilatos, otras que me neguéis como Pedro, y que otras tantas, me traicionéis como Judas.

Y hoy, os pido paciencia para vuestros padres, amor a vuestras parejas, responsabilidad para con vuestros hijos, tolerancia para los ancianos, comprensión para todos vuestros hermanos, compasión y ayuda para el que sufre, y servicio para todos.

Quisiera no volver a veros egoístas, orgullosos, rebeldes, disconformes y pesimistas. Desearía que vuestras vidas fueran alegres, siempre jóvenes. Cada vez que aflojáis, buscadme y me encontraréis:

Cada vez que os sintáis cansados, habladme, contadme.

Cada vez que creáis que no servís para nada, no os deprimáis, no os creáis poca cosa, no os olvidéis que Yo necesité de un asno para entrar en Jerusalén, y necesito de vuestra pequeñez para entrar en el alma de vuestros prójimos.

Cada vez que os sintáis solos en el camino, no os olvidéis que estoy con vosotros.  No os canséis de pedirme, que Yo no me cansaré de daros.

No os canséis de seguirme, que Yo no me cansaré de acompañaros.  ¡Nunca os dejaré solos!.  Aquí, a vuestro lado, me tenéis.  Estoy para ayudaros.

Paz a tí, hijo mío.

El día 24 de Octubre,  de 2004;  3ª parte (Mensaje privado con orden a hacerse público.)

El Maestro:

No te atormentes por lo que vendrá, pero será duro, muy duro,  para los que viven de lo material, y duro también para los que recién comienzan la vida interior.

“El caos tomará parte de la humanidad no preparada, y parte preparada a medias. Los preparados ya están trabajando desde hace tiempo en pos de la vida evolutiva.”

El dolor será proporcional a la ceguera; y la alegría proporcional al contacto con la vida interior. No deben escuchar las fechas que por todos lados aparecen anunciando el fin de los tiempos. Solo escuchad vuestro corazón, que éste no miente.

¿En qué te aprovechas escuchando fechas y creyendo en ellas?.  Esto alimenta el miedo y las falsas expectativas.  Vive el presente en contacto con tu corazón y en unidad con la vida en tu derredor, que todo tiene su tiempo.

“Y el tiempo del fin de esta humanidad desorientada no será el que unas fechas arbitrarias indiquen,  pues cada hombre tiene su tiempo,  cada grupo tiene su tiempo,  cada nación su tiempo, y la humanidad toda, también lo tiene”.

Pero ningún mortal sabe el día ni la hora, solo el Padre que está en los Cielos, guarda ese secreto.  Escucha tus latidos, que es el mismo ritmo de la vida flore ciente en tu interior. Bebe el agua de vida que se derrama en ti a cada instante, desde tu propio corazón.

Pero sabe, que debes acallar tu mente y emociones si no quieres que esa agua viviente se pierda entre los laberintos de tus pasiones y deseos.  Aprende a serenar tu mente, observando el movimiento de tus deseos y pensamientos, y dejando que estos se desvanezcan solos.  Recuerda esto:

TÚ, NO ERES SOLO UN DESEO. TÚ, NO ERES SOLO TUS IDEAS.  TÚ, ERES UN SER DE DIOS…, que brilla en la vasija de tu mente y corazón. Se fiel a tus intuiciones, y fluye en la vida interior. El camino hacia el Padre es tu destino.

En el fondo, tú mismo creaste ese sendero a través de tu vida y tus obras para transitarlo con tus propios pies. ¡Alégrate!, que la “AURORA” ha llegado a tu vida en estas palabras.  No te atormentes ya con tus preocupaciones de la vida material.

Quien te habla es el mismo DIOS, cuya chispa está en tu propio corazón. ¿Quieres encontrarme?.   Ya me tienes. SOY tu YO profundo, tu YO silente. Sólo aquiétate y sabe.  Que la Paz del Señor, quede contigo.

Ave María Purísima.

Adiós, hijo mío.

El día 8 de Enero,  de 2005;  4ª parte (Mensaje privado con orden a hacerse público.)

El Maestro:

La Paz es contigo, hijo mío. Ave María Purísima.

El Maestro:

Me dirijo a todos mis amados hijos, hermanos de la luz del Padre Creador:

Hoy quiero comprometeros a que os manifestéis unidos en todo momento.  Si estáis decididos a ser mis discípulos y seguirme, deberéis ser humildes en vuestra profunda esencia.  No os debéis dejar llevar por el maligno, que siempre os hará parecer que unos sois mejores que otros, precisamente para que os confundáis, y creáis que los que van avanzando en el Camino, es mérito propio y no del Padre que está en el Cielo.

Hoy más que nunca debéis deponer y disolver con amor todo aquello que os divida; todo aquello que os separe; pues es en la división de los servidores de la Luz donde triunfa la oscuridad.

“Ninguno de vosotros, sea de la religión que fuere, sea del grupo que fuere o de la concepción espiritual que practique, puede considerarse dueño de la verdad. Mas por ser todos hijos de Dios, tenéis en vuestra conciencia una parte de la VERDAD”.

Que no es mejor ni mayor que las otras partes que están subdivididas en todos los hombres, los cuales las llegan a captar con mayor o menor perfección según su propio y exclusivo nivel de evolución.

“Hoy os pido a todos los hijos de la Luz, que os unáis, que luchéis con amor para lograr esa unidad que toda la creación necesita para vivir armónicamente, para que la evolución no se detenga. Es preciso que os superéis, y empecéis a vivir con más amor, con más armonía entre vosotros, y con menos egoísmo.”

Si vosotros, que habéis sido bendecidos con el conocimiento de tantas pequeñas verdades del cosmos, no dais ejemplo derrotando al hombre viejo, materialista, egocéntrico y vanidoso, para surgir como hombres nuevos, plenos de amor, armonía y fieles servidores de la Luz…,  ¿qué queda para todos aquéllos que no han recibido ni siquiera mi Mensaje?

Mas no serán tan culpables ellos como vosotros, de los destinos de la humanidad, si ésta no llegara a cambiar a tiempo por el Bien, porque como ya os he dicho: “A quien más se le ha dado, más se le pedirá”.

“Si los hijos de la Luz no se unen, las fuerzas de la oscuridad los destruirán de una forma sencilla, ya que solo deberán trabajar sobre vuestras diferencias.”

¡Mirad que os estoy advirtiendo!  No estoy hablando de “aglomerarse”, estoy hablando de “UNIRSE”; y esa palabra va mucho mas allá de la unión en lo físico.

Os estoy pidiendo que os unáis en el amor hacia Mí. Os estoy pidiendo que os unáis en la “Divina Esencia”, que hace a todos hijos de un mismo Padre. No caigáis en errores por los cuales hoy están todos los hombres divididos.  ¡Y todos dicen que aman a Dios!

¿Cómo se puede decir amar a Dios y estar divididos, y hasta agredirse solamente porque lo buscan por distintos caminos? Además, reflexionad: ¿Qué religión fundé Yo?

¿Acaso mi misión fué reducida a ese vano objetivo? Yo, el unigénito Hijo de Dios, el Cristo del Universo os digo: “No existe más que una religión, ‘la religión del Amor a Dios’, y a todos los hermanos de toda la creación, ya que todos sois hermanos “No existe ningún templo, solo el templo que es vuestro cuerpo como morada del Espíritu Santo, la  Divinidad de vuestro SER INTERNO.”

¿Dónde impuse Yo las divisiones en las que estáis inmersos? ¿Dónde rechacé Yo tan siquiera a uno de los hombres?  Pero Yo vine a buscar justamente a los perdidos. ¿Acaso no perdoné al ladrón, a la prostituta? ¿No comí en casa de los mal llamados “paganos”?

Aún, hoy en día, los hombres siguen sin entender que mi mensaje era ése.

¡AMAD, AMAD, AMAD! ¿Porqué os aferráis en complicarlo todo? Os amo desde siempre, os irradio mi Luz de misericordia, os cubro con todo Mi Amor. ¡GLORIA AL PADRE DIOS TODOPODEROSO POR SIEMPRE Y PARA SIEMPRE!

Será difícil que comprendan mis palabras, pero más difícil será que las escuchen con el corazón.  Cuando se cumplan las partes establecidas de mi mensaje, dalo a conocer en los lugares indicados. Sé que así se cumplirá.  Que la Paz quede contigo, hijo mío.

Ave María Purísima.

El día 10 de Febrero, de 2005;  5ª parte  (Mensaje privado con orden a hacerse público)

El Maestro:

La Paz del Señor es contigo, hijo mío.

El Maestro: Ave María Purísima.

El Maestro:

En verdad os digo: Los caminos del Señor son muy estrechos. Guardaos de estar bien de espíritu para no apartaros del Camino. Yo soy la Puerta estrecha por la cual debéis pasar. Quien no entra por Mí, no entrará al Reino de los Cielos.

Es cierto, y os digo que ya están prestas y han de ser lanzadas las redes que recogerán a mis hijos. Hijos míos, falta poco y es grande mi regocijo por ello, ya que el  “Plan del Altísimo” está pronto a consumarse.

Mas os envío ahora, con toda la fuerza del Espíritu Santo, a dar a conocer estas verdades. Así como antes os envié a anunciar mi Resurrección, hoy os envío:

“Id por todos los caminos, por todas las ciudades y en todos los ámbitos, a anunciar la Buena Nueva. Anunciad esta verdad a toda la humanidad para que se convierta. Aún están a tiempo.”

¡Convertíos, reconociendo a Jesús Resucitado como el Hijo de Dios, el Cristo universal, el que FUÉ, ES y SERÁ!  Quien me niega, niega al Padre Creador y con ello, toda su creación,  salvación, y así mismo.

No toméis esto como un Mensaje más; sabed que los tiempos se acortan.  Sabed observar con ojos de hombres de Fé los signos que os están dando, tanto en la Tierra como en los Cielos.

Mirad, que el anticristo está en la tierra. Obedeced a mi Madre, Ella os guiará por Senderos de Luz.  Hay inconmensurable alegría en mí por cada hijo que se convierte. Creedme, es motivo de regocijo en todo el Reino de los Cielos cuando esto sucede. Pronto iré a buscaros, ¡esperadme despiertos!. Velad en oración para que mi Venida no os sorprenda distraídos.  Orad mucho en estos tiempos por el mundo y por vosotros.  La oración es agradable a los ojos del Padre y permite su misericordia: Pedid y se os dará. Golpead y se os abrirá.

Hijos míos, no os asustéis más, aumentad vuestra oración y la agudeza de vuestros cuerpos.  Haced como cuando os preparáis para una gran fiesta donde debéis lucir de la mejor manera.

Para esto os acicaláis y vestís con vuestras galas, arregláis vuestros cabellos y lustráis vuestro calzado, así mismo os mostráis amables y sonrientes.  Bueno, Yo os pido que os preparéis sin prisa, pero sin pausa.

“Preparaos con alegría en vuestros corazones, ayunad, orad;  y poco a poco id convirtiendo vuestra actitud de vida en un ejemplo donde todos vuestros hermanos reconozcan la obra del Padre Eterno”.

“Veréis cosas extrañas: los astros darán imágenes horribles, el mar se rebelará contra la tierra; la tierra se quebrará en más de un sitio, los cielos parecerán drenar fuego, habrá muchas matanzas entre los mismos hombres..”

Mas nada de lo que no está previsto por el Padre ha de suceder.  Ni uno solo de vuestros cabellos será tocado si permanecéis en Mí.  Sed fuertes en los inconvenientes que se os presenten, y no os angustiéis por todo ello;  más bien alegraos, porque todo ello forma parte del “Plan del Padre”.

Que la paz del Señor quede contigo.

Ave María purísima. Adiós, hijo mío

PROFECÍAS Y REVELACIONES SOBRE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO:

 http://www.revelacionesmarianas.com/

http://unpuntoenelinfinito.com/

Anuncios